En el centro más castizo del Madrid de los Austrias. En un lugar con larga tradición de leyendas e historias, encontramos ANTIGUA CASA DE LA PAELLA. Un proyecto con un apellido que lo dice todo. Estamos en una arrocería de siempre. Un espacio donde recuperar uno de los rituales más queridos y mas valorados: disfrutar de la vida en torno a una paella o un arroz. Momentos de charlas y de familia. De amigos y de confidencias. De trabajo y de alegría. El arroz confiere a cualquier mesa, una especial magia gastronómica, que convierte ese momento en diferente y seductor. En ANTIGUA CASA DE LA PAELLA saben conducirnos -con equilibrio y sabor- por este mundo de arroces y paellas con una solvencia fantástica. Cada propuesta se elabora con las reglas de oro de la tradición. Con mimo, a fuego lento, excelente producto y preparado al momento. Una apuesta por lo mejor, que nos deja unos arroces de una gran calidad.

 

ARROCES A FUEGO LENTO

En el centro histórico de Madrid. En una calle tan castiza como es la calle de la Pasa. En un enclave mágico -rodeado de historias cotidianas y de recuerdos de la ciudad- está ubicado este nuevo proyecto: ANTIGUA CASA DE LA PAELLA. Una arrocería donde el cuidado de la materia prima forma parte de las esencias. Calidad. Mimo. Precisión. Sabores que se complementan y conviven en una carta con unos claros protagonistas: paellas y arroces. Elaborados con el cariño que necesita uno de los platos estrella de nuestro recetario más universal. Paellas y arroces hay muchos. Sabrosos y bien elaborados no hay tantos. Y en ANTIGUA CASA DE LA PAELLA encontramos precisamente uno de esos lugares, que en muy poco tiempo, se ha convertido en escenario obligado para los amantes de este plato ancestral. Punto central de reuniones familiares o de trabajo. Alrededor de un buen arroz se disfruta siempre plenamente. Como nos dicen ellos mismos: “En ANTIGUA CASA DE LA PAELLA se vive una experiencia gastronómica cocinada a fuego lento”.

 

UN RITUAL CON MUCHA TRADICIÓN

Este proyecto forma parte del GRUPO MAMBO que ha sabido ir ofreciendo, con intuición y conocimiento de causa, diferentes propuestas gastronómicas en un entorno muy castizo. LA BOTIJERÍA, CUBIERTOS DE GLORIA o TASTE GALERY son tres buenos ejemplos de esta apuesta por los sabores de siempre, por la tradición en la cocina y por el mejor producto. El impulsor de todo ello es Luca Gambato. De origen italiano y “gran amante de la gastronomía, de los viajes y de los lugares y objetos con pátina”.  Precisamente, Luca -con el GRUPO MAMBO- quiere hacer una apuesta gastronómica rotunda para devolver al centro de la capital la cocina castiza y de calidad”. Y más concretamente en ANTIGUA CASA DE LA PAELLA nos recuerdan que es “el lugar donde se recuperan los sabores de una de las tradiciones más antiguas de España. Las familias, desde el S XVI, se han reunido -normalmente en domingo- en torno al arroz, elaborado en la más famosa sartén con asas de la tierra y que da lugar a nuestro plato más internacional: la paella”. Estamos por lo tanto ante “un ritual con el auténtico carácter español: abierto, familiar y siempre compartiendo alrededor de la mesa”. Y es que en ANTIGUA CASA DE LA PAELLA son muy conscientes de que “no hay modernidad, sin una buena tradición. Por ello nos quedamos con las mejores recetas de siempre, y utilizamos la base de otras, para mejorarlas y hacer de ellas, una versión más actual. Eso sí, tenemos un denominador común para todas nuestras creaciones: máxima calidad de los productos”.

 

MIMO Y SABOR

En la carta de ANTIGUA CASA DE LA PAELLA no hay duda: estamos ante una verdadera arrocería. El arroz es la gran estrella. Con una docena de recetas que nos sugieren una excelente propuesta. Equilibrio y sabor. Punto y calidad. Arroces secos socarrados y arroces melosos, todos ellos con fondos muy trabajados y elaborados al momento”. En la cocina encontramos a Pablo Velilla. Un chef joven y con experiencia. Su paso por La Bomba Bistrot ha sido determinante para adquirir esa maestría con la que se mueve en la elaboración de arroces. “Es un cocinero de vocación que apuesta por la sencillez, domina la técnica y evidencia su personalidad en recetas propias donde se da prioridad a la materia prima de origen y de temporada”. Hablando de paellas y arroces hay que decir que están preparados a la manera tradicional. Esto es, “con mucho mimo  y con paciencia: a fuego lento. Como base se utiliza arroz albufera valenciano, una variedad que aúna las ventajas del arroz bomba y del senia. Además se utilizan técnicas e ingredientes -como la osmosis y determinadas setas- para potenciar el sabor: umami”. En las paellas no faltan “la valenciana con alcachofas; la especial de mariscos; o la paella al estilo senyoret con conejo y pollo de corral deshuesados”. Mención muy especial para un delicioso “rosellat negro siguiendo la más audaz tradición levantina”. Y en los arroces una excelente y variada propuesta. Arroces secos de “pato y setas de temporada; a banda y de verduras de temporada”.  Y en los melosos sugerencias como “el de pistacho y foie; con carabineros; con bogavante; con pollo y boletus; y de raya y alcachofa”. Arroces y paellas que -en todo caso- van cambiando según temporada y donde el chef expresa toda su sabiduría.

 

MUCHO MÁS QUE ARROZ

En ANTIGUA CASA DE LA PAELLA la carta nos conduce a otros bocados ciertamente deliciosos. Los entrantes están muy bien elegidos con algunas propuestas realmente exquisitas: “Croquetas melosas de jamón ibérico. Saquitos de bacalao de Islandia. Tartar de solomillo sobre tuétano asado. Guiso de pulpo y desde luego los callos con matanza de ciervo. Sin olvidarnos, de un maravilloso queso Pascualete; de las anchoas de Santoña o del tartar de tomates”. Encontramos también unas deliciosas “alcachofas de temporada con salsa romescu o una fantástica burrata ahumada con tomate seco y melón”. Para quién busque otras posibilidades y alternativas nos proponen “un interesante timbal de rabo de toro; un solomillo con reducción de vino tinto sobre cama de pistachos o también pescados frescos del día impecablemente aderezados. Un ejemplo es el San Pedro al horno con patatas a lo pobre“.  En los postres posibilidades como “la Panna Cotta, la tarta de queso o una impecable strudel de manzana”. Excelente bodega, maravillosos maridajes que armoniza Fernando Martínez Estévez con un tino espectacular y que hace de cada comida una apuesta bien diferente.

 

UN ENTORNO MUY ESPECIAL

En ANTIGUA CASA DE LA PAELLA disfrutamos de una divertida decoración que nos recuerda al vagón de un tren con destino desconocido. Maletas, baúles y recuerdos que hacen de este viaje gastronómico un trayecto muy agradable. Luca Gambato, es un apasionado de “las cosas con una historia que contar”. Y eso se nota en cada detalle. Una viña hace las veces de bodega en recuerdo a la calle de la Pasa, donde por cierto hay una agradable terraza -con un especial sabor- en este Madrid de los Austrias. Y es que en ANTIGUA CASA DE LA PAELLA, Madrid recupera una de esas arrocerías que son necesarias. Donde la tradición se da la mano con la creatividad.

 

GALERÍA

 

Fotografía cedia por ANTIGUA CASA DE LA PAELLA y Ceviche de sandía

ANTIGUA CASA DE LA PAELLA

C/ De la Pasa nº2

28005 MADRID

Phone: 911 73 63 49

Horario: 12:00 a 16:30 / 19:30 a 00:00/ Cierra martes y domingos por la noche.

Precio: 35-40 euros

www.antiguacasadelapaella.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest