En BIPOLAR se vive y se disfruta de otra historia. Será por las alcachofas. Por el punto cosmopolita de esta Casa de Comidas. Por la barra con esencia de barrio. Por la fachada de madera pintada a mano. Por ese nombre que llama la atención desde la otra esquina de la calle. Por la creatividad de sus platos. Será porque tiene mucho que ver con aquellos artistas como Edgar Allan Poe, Virginia Woolf o el mismísimo Cary Grant. O porque es muy fácil sentirse como en casa. BIPOLAR es esa Casa de Comidas donde detenerse en el Barrio de La Latina y disfrutar de un momento único. Mejor acompañado. Que los platos son para compartir. Un espacio donde cada detalle tiene una razón de ser. Vivir los sabores y las recetas de siempre. Propuestas reinventadas y viajeras. Bocados que nos hacen saborear la vida. Intensamente. Como en casa.

 

UNA BARRA CON LA ESENCIA DEL BARRIO

Un año acaba de cumplir BIPOLAR, la niña mimada de Jeremy Levy. “Es un proyecto muy personal que llega tras haber trabajado para otros chefs en diferentes restaurantes. Llevo dedicándome a la cocina desde que tengo 16 años. Hasta que llegó un momento en el que necesitaba crear mis propios platos. Tengo raíces francesas y malagueñas y nací en Marruecos. De mis orígenes nace BIPOLAR”. ¿Por qué Madrid? “Elegí esta ciudad porque venía mucho y me apetecía empezar aquí esta nueva etapa . Cuando llegué, empecé a dar clases en Kitchen Club. Hasta que encontramos este local. Elegimos La Latina porque sigue manteniendo la esencia de un barrio. Y eso me permite que el espacio sea más mimado porque está más enfocado a los vecinos del barrio y menos al turismo”. La de BIPOLAR es una cocina muy cuidada. Elaborada con mucho cariño. “Quería un negocio más pequeño para que mantuviera todo el sabor. Por eso la carta es escueta y no tan amplia. El trato es muy importante también para nosotros. Queremos que la gente que viene aquí se sienta como en casa, conozcamos qué le gusta o qué toma habitualmente.”

 

PENSANDO EN CARY GRANT

BIPOLAR es una Casa de Comidas 2.0. “El nombre surge porque buscaba algo impactante. Investigando un poco, descubrí que artistas como Virginia Woolf, Edgar Allan Poe o Vincent Van Gogh padecían este trastorno. Cuando sufrían crisis se acentuaba su creatividad. Fue así como nos dejaron un gran legado. Queremos poner de manifiesto su creatividad. Por eso lo elegimos”. Una veintena de platos para compartir es su mejor carta de presentación. “Todos son platos para compartir. Aconsejamos a nuestros comensales que prueben varias propuestas porque son muy diferentes entre sí. Hay sabores muy suaves, otros más picantes… me inspiro en mis viajes y en mis orígenes. También me gusta traer aquí los sabores de la infancia, esos que alimentan nuestros recuerdos”. Atrevidos. Picantes. Siempre con el sello de BIPOLAR. “Trabajamos para que el plato no deje nunca indiferente. Siempre predomina el buen producto. Entre los imprescindibles los raviolis de edamame y trufa en un caldo ahumado que es la base de una sopa miso y servimos en la barra. O los dumplings de langostinos y cebolleta con salsa de soja y sésamo, con una textura crujiente”.

 

POR ELLAS HAY QUE VOLVER

Una y mil veces. En temporada triunfan las alcachofas fritas de Navarra D.O. “Las presentamos coronadas por finas láminas de mojama. A pesar de ser un producto estacional llevan en la carta desde el principio porque siempre preguntan por ellas. Las confitamos con aceite de oliva a 80 grados durante 4-5 horas y las conservamos en este aceite. En nuestros primeros 12 meses de vida, hemos cocinado 4000 alcachofas”. En la barra se cuece todo. “Aquí disfrutamos de las vieiras a la plancha con teriyaki de pisco y lima y chalotas escabechadas al kimchee. El pulpo de origen gallego lo preparamos con crema de aguacate y lima, pico de gallo, cilantro y mayonesa. Otro de los favoritos son los rollitos de pato laqueado al estilo Pekín con salsa hoisín, cebolleta y cilantro”. Una casa de comidas actualizada con sillones de terciopelo y mesas altas donde disfrutar del postre: “El contraste de sabores de Chocolate & Remolacha lo ha convertido en uno de los hits de nuestra carta. Lo elaboramos con chocolate cremoso 70%, praliné de avellana, polvo de remolacha y galleta salada de avellana tostada. Ya estamos trabajando en la próxima carta”.

 

AQUELLOS FELICES 20

BIPOLAR es acogedor, muy cozy. “Me encanta la decoración de los años 20, el latón y el dorado. El lugar donde disfrutar de 40 referencias de vinos nacionales. Denominaciones de Origen no tan conocidas. Bodegas que van un poco más allá. Ofrecemos vinos de Madrid y otros vinos que son difíciles de encontrar. Es una apuesta muy trabajada. Me siento muy orgulloso de haber creado una bodega tan original”. Un espacio que cuida hasta el último detalle. “Hasta tenemos nuestra propia cerveza, BIPOLAR 2.0, La Rubia del Barrio, artesana y ligeramente tostada. Su punto suave la convierte en una buena compañía para la comida. También ofrecemos vermuts, así que el momento del aperitivo se convierte en uno de los grandes momentos del día”.  Un lugar donde recrearse en aquellos felices años 20. “Soy un apasionado de aquella época. Por eso he querido recrear la atmósfera que se vivía en los locales de esa década a través de la decoración que he trabajado yo mismo”. Y es que BIPOLAR demuestra que una casa de comidas puede ser vanguardista y tremendamente cool.

 

GALERÍA

 

Fotografía cedida por BIPOLAR

BIPOLAR

Calatrava nº6

28005 MADRID

Phone: 918.965.984

Horario: L-D de 12:00 a 00.00.

Precio medio: 30-35  euros

www.bipolarmadrid.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest