130 años de cafés. Algunos con nombre. Cientos de ellos anónimos. Tardes de chocolate con churros. De tertulias literarias y periodísticas. De risas con amigos. Mañanas de encuentros. Noches de reuniones sonámbulas. Amaneceres encontrados. El café más antiguo de Madrid reabre sus puertas bajo la batuta del Grupo EL ESCONDITE.  Vuelve EL COMERCIAL, símbolo de la cultura de un Madrid cambiante y cambiado. En su esencia, las tardes de Jardiel Poncela, Mingote, Berlanga, Cela y los hermanos Machado. Y el devenir de los días en los que se podía tomar un cocido por 3 pesetas. Larga vida a la historia de Madrid, donde “BIBIR ES BEBER CON LOS QUE VIVEN”.

 

UN CAFÉ LITERARIO LLENO DE HISTORIA

Era el Madrid de las tertulias literarias. De charlas interminables con amigos de siempre. De tardes que parecían iguales pero nunca se repetían. Tardes de Antonio Machado, Cela y Paco Umbral. Tardes de literatura y rosas. Y alguna que otra espina. Porque la vida a veces es como los libros. Y de eso. De la vida que aparece en los libros, se hablaba en el CAFÉ COMERCIAL. Ese que ahora vuelve con más fuerza que nunca. “Hemos querido celebrar nuestro 130 aniversario engalanándonos para dar la bienvenida a una nueva etapa después de haber estado cerrado durante casi dos años”.  El CAFÉ COMERCIAL late muy fuerte. Ese espacio en el que se podía degustar un cocido completo por 3 pesetas escribe ya el futuro de esta ciudad. “La historia de Madrid no se entiende sin este local. Situado frente al Café Europeo; se convirtió en uno de los cafés de moda en los felices 20. Sede de la generación del 27; ¡Son tantos los que han pasado por aquí! Entre los más conocidos; Blas de Otero, los hermanos Machado, Rafael Azcona, Enrique Tierno Galván, o Rafael Sánchez Ferlosio. La lista es interminable. Resulta fácil imaginar a Camilo José Cela inspirándose en su obra La Colmena entre espejos y el humo del tabaco; o a Luis García Berlanga, captando momentos que luego plasmaría en sus inolvidables películas”. En la llamada entonces Puerta de Bilbao abrió su barra en 1887. Era tiempo de cafés: “Tan castizo fue siempre este espacio que hasta la letra de un chotis alude a él”. Y dice así: “Sí quiere usted tomar un café rico, acuda al Comercial, que está exquisito”.

 

UNA CARTA ORIGINAL Y CASTIZA

Ahora, el CAFÉ COMERCIAL retoma el sabor más castizo. “Nuestra oferta gastronómica se adapta a cada uno de los momentos del día. La propuesta culinaria viene de la mano de Pepe Roch, asesor gastronómico del Grupo EL ESCONDITE y socio en este proyecto, que toma el mando de los fogones en una apuesta por el regreso de los sabores castizos dándoles un toque contemporáneo, y con el producto de Madrid como gran protagonista”. El Madrid más auténtico se siente en las dos cartas que se pueden degustar en el CAFÉ COMERCIAL: “Hay una para el restaurante y otra para la barra. Las dos tienen un mismo lema, la vuelta a las raíces madrileñas y a la cocina de mercado. Encontramos cinco secciones para el restaurante. Primero, las Raciones de Taberna en la que destacan las albondiguillas de buey guisadas en salsa clásica con azafrán”. Otro de los imprescindibles son: “Los Clásicos Castizos. Aquí no pueden faltar los callos de morro y pata al carbón con garbanzos de Fuentesaúco o nuestra ensaladilla clásica”. Entre los más demandados: “El Madrid en Ascuas…Josper. Preparamos unas carnes de vacuno de La Finca de primera calidad. Para los amantes de la cocina hecha a fuego lento está la opción Al Horno con recetas como el cordero lechal deshuesado. Delicioso también el canelón de rabo de toro con su jugo con bechamel y portobello”.  Y el homenaje a la ciudad que ha visto vivir al CAFÉ COMERCIAL continúa con “La Lonja Mercamadrid: con los pescados más frescos del día cocinados de forma tradicional, como el bacalao al pil pil sobre pisto confitado o el rodaballo a las brasas”. Especial atención merecen los postres. “El punto dulce viene de la mano de Berno Lazer Paryathussery, el jefe de pastelería de CAFÉ COMERCIAL, que ha diseñado  la propuesta gastronómica del CAFÉ. Para terminar, recomendamos el flan de quesillo con helado parmesano; la tarta de zanahoria con helado de tiramisú; la torrija con licor de Kalúa o la presentación de las texturas de higos”.

 

ELEGANCIA VANGUARDISTA

Madrid recupera el CAFÉ COMERCIAL, de la misma manera que Buenos Aires presume del mítico TORTONI y el París de Hemingway no se concibe sin LES DEUX MAGOTS. Cultura a raudales en este Madrid del siglo XXI. Y es que entrar en el CAFÉ COMERCIAL supone un viaje en el tiempo: “Hemos trabajado por mantener la esencia de este lugar. De esta forma, abrimos manteniendo la entidad cultural por la que siempre se ha caracterizado”. Todos los detalles están cuidados al máximo: “De eso se han encargado el estudio Rehabilitar y Madrid in Love Studio. La recuperación de los toldos antiguos, el tapizado de sillones y sillas, el cuidado de los elementos de madera y de los mármoles han conseguido devolverle al espacio su verdadera esencia”. La enorme barra centenaria del CAFÉ COMERCIAL recibe a los clientes; con la misma elegancia que hiciera siglos atrás: “Desde primera hora de la mañana los cafés y chocolates con churros se multiplican en la barra. Más tarde, son muchos los clientes que vienen a leer el periódico disfrutando de un vermut”. Mientras, ellos observan el ir y devenir de este café, los recuerdos del tiempo no se borran. “Son Gabriel Celaya o Luis García Berlanga; los dibujos de sus retratos que nos llevan a años pasados. Junto a esas lámparas que evocan el glamour de los cafés de épocas doradas”. Tras una cortina negra, se alza el comedor de la planta baja. “Aquí se han mantenido los colores caldera y granates combinados con el terrazo continuo de los cafés de antes, grandes espejos, mesas de madera y los coquetos visillos que cubren los ventanales”. Las letras siguen siendo protagonistas en este centenario local. La frase, “BIBIR ES BEBER CON LOS QUE VIVEN”, iluminada al fondo; es todo un alegato a la literatura. A la vida. A este café. “¡Ay… si el COMERCIAL hablara!” La escalinata asciende sublime a la primera planta, “donde los clásicos aparecen renovados; con originales lámparas y tapices estampados que destacan sobre paredes y techos azul marino”.  El CAFÉ COMERCIAL; testigo de la historia. De ese Madrid del que Paco Umbral decía: “Es una gran ciudad, o por lo menos una ciudad grande”. Y a través de esos cristales centenarios, la vida sigue transcurriendo. Madrid, hoy más viva que nunca. Ya lo canta Sabina; “Con su todo es ahora, con su nada es eterno, con su rap y su chotis, con su okupa y su skin, aunque muera el verano y tenga prisa el invierno, la primavera sabe que la espero en Madrid”. Concretamente, en el CAFÉ COMERCIAL, degustando un sabroso chocolate con churros.

 

GALERÍA

 

Fotografía cedida por el CAFÉ COMERCIAL y de Ceviche de Sandía

CAFÉ COMERCIAL

Glorieta de Bilbao nº7

28004 MADRID

Horario: L- V 7:30 a 02:00 // S. 8:00 a 02:00// D. 8:30 a 02:00

Phone: 910 882 25 25

Precio medio: 20- 25 euros

www.cafecomercialmadrid.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest