No tenían relación directa con la hostelería, eso sí les gustaba -y mucho- la leche. Después de un viaje a Palencia y de probar allí la leche fresca decidieron poner en marcha el proyecto: una lechería de las de siempre,  en Madrid, donde se pudiera comprar a diario leche fresca y  todos sus derivados naturales.  Nacho Navarro y Adrián Jato se pusieron manos a la obra y desde hace meses es una realidad. CÁNTARO BLANCO es una lechería de siempre en pleno siglo XXI. Una idea que ha cuajado plenamente en el barrio de Malasaña.

 

¡QUÉ BUENA ESTÁ LA LECHE!

Desde el principio, Nacho y Adrián tenían muy claro los objetivos que querían y los medios que tenían. Les gustaba la leche, la leche buena y de calidad; y en Madrid no es fácil encontrar locales donde se pueda comprar a diario la leche fresca traída directamente de la granja. Buscaron proveedores, encontraron el local y diseñaron el espacio. Todo ha ido encajando perfectamente. Y el resultado es fantástico. “Nos encanta escuchar a la gente que viene cuando dicen eso de que la leche ‘está muy buena’; es recuperar un sabor que se había perdido y que muchos no es que no se acuerden, es que no lo conocen. Muchas tardes nos visitan madres con sus hijos para merendar porque quieren que tomen leche entera fresca y que conozcan su sabor. CÁNTARO BLANCO es un negocio de los de siempre, queremos que sea una tienda del día a día. Es verdad que de primeras parece un proyecto curioso, pero es mucho más y se ha integrado perfectamente en el barrio. Estamos muy contentos”. La realidad es que Nacho y Adrián están despertando la vuelta a la leche fresca. Sin intermediarios.

 

PROVEEDORES DE PRIMERA

En CÁNTARO BLANCO han cuidado mucho a los proveedores y también la variedad de lo que ofrecen. Su producto estrella es la leche entera fresca, que cada día llega desde la Granja Los Combos, en Móstoles, “habitualmente vendemos unos 50 litros diarios de leche entera fresca a granel. Nos traen por la mañana la leche recién salida de la granja y el repartidor descarga en lo que nosotros llamamos el CÁNTARO. Después vienen los clientes con sus botellas, también las pueden comprar aquí,  las rellenan y se las llevan a casa. La leche está fresca entre seis y siete días. Viene gente mayor, pero también mucha gente joven y desde luego familias”. La mayoría de los proveedores son de Madrid y alrededores: “Es la única manera real de que los productos sean frescos, además si realmente queremos ser sostenibles ésta es una manera de serlo. Colaborar con la economía de nuestro entorno”. En este sentido, reciben leche y derivados de la Granja Priégola  que está en Villanueva del Pardillo; de La Pastora de Guadarrama llega leche fresca  de cabra y quesos; también hay quesos de cabra de La Cabezuela; y por supuesto, encontramos una de las grandes marcas como es Pastoret con sus yogures y postres lácteos en todas sus facetas; pero hay mucho más, como la gallega Casa Grande de Xanceda; la albaceteña El Cantero de Letur; la conquense de La Ermita o la castellana La Quesera de Rueda. Como se ve la gran mayoría es de producción nacional. Desde fuera llega ” el queso feta que tiene que ser griego y una mantequilla que nos deslumbró desde el principio, es francesa y se llama Échiré. En CÁNTARO BLANCO se trata con los proveedores de forma directa, escogiendo cada producto, sabiendo que todos tienen que ser de calidad en una lechería en la que “se quiere recuperar los sabores de siempre”.

 

TODAS LAS LECHES PARA TODOS LOS GUSTOS

Seguramente una de las señales más evidentes de que CÁNTARO BLANCO ha acertado de lleno es que se ha convertido en un lugar donde mucha gente ha recordado o ha descubierto el verdadero sabor de la leche. No es fácil encontrar en Madrid tanta variedad y tanto esmero. Tenemos la leche estrella que es la leche entera fresca, que se vende a granel, pasteurizada y tiene una duración de 6 a 7 días. También encontramos, ya embotellada, la leche de oveja y de cabra; y por supuesto, leche de vaca desnatada y semidesnatada, siempre fresca. También hay leche cruda que se embotella directamente por indicación de las normas sanitarias, no tiene ningún tratamiento y tiene una caducidad de 4 días. “Es fantástica”, nos dicen. Y claro está, “no podemos olvidarnos de las leches vegetales, queremos que todos nuestros clientes estén contentos con nosotros y queremos tener toda la oferta”. Y así es,  CÁNTARO BLANCO cubre con crece todas las expectativas.

 

UNA OFERTA AMPLIA Y DE CALIDAD

Otras de las grandes apuestas de  CÁNTARO BLANCO  es el yogur natural de leche fresca que se prepara de manera artesanal, se sirve y se puede tomar en la misma lechería. De hecho, hay una preciosa isla en el centro del local donde se ofrecen frutos secos, miel, mermeladas y chocolate para compartir con los yogures. Además de los yogures naturales, hay ya otros preparados con leche de cabra, de oveja y de vaca. Y desde luego no podían faltar los postres gourmet de algunos de los proveedores ya citados.  A todo esto hay que añadir los bizcochos de nata, tartas de queso y tiramisú. Todos caseros y sin gluten. También se preparan en la propia lechería batidos naturales con fruta fresca. Y todo  complementado con otros artículos del día a día y que desde siempre se relacionan con las lecherías: “Tenemos unos huevos camperos muy buenos que nos traen de una granja de Colmenar Viejo; pan artesano en distintas variedades; pasiegos de Cantabria; mermeladas o mieles artesanas”. Y en verano no falta la horchata, que llega de un proveedor valenciano.  Está claro que en CÁNTARO BLANCO se ha elegido todo con sumo cuidado, dando prioridad al producto y sabiendo que el mimo por las cosas bien hechas es parte del éxito.

 

LOS SABORES DE SIEMPRE

En CÁNTARO BLANCO se ha cuidado mucho el entorno desde el principio. El local, una antigua tienda de ultramarinos del barrio de Malasaña, ha sido reconvertido a un ambiente limpio, blanco y casero. Tiene el aspecto de una gran cocina de una casa, con muebles sencillos y amplios. Cántaros antiguos, cestería, mesas altas. “Sabíamos que el local es muy importante, es la mejor manera para explicar a nuestros clientes que es lo que hacemos y cual es la filosofía de nuestro negocio. La gente está muy a gusto, se sienten en la cocina de su propia casa”. Un lugar que despierta el deseo de volver a los sabores de siempre, al sabor de la leche fresca.

 

GALERÍA

 

Fotografía: JOSÉ MARTÍN-SERRANO

CÁNTARO BLANCO.

Calle MANUELA MALASAÑA nº29

28004 MADRID

Phone 910296639

L-S: 9:30 a 14:30

        17.30 a 20:30

Domingo cerrado

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest