CASA GADES se renueva. Un espacio con mucha historia y con una gran tradición apuesta por la cocina de autor, personal y sugerente. Una cocina libre y sin etiquetas. Una cocina audaz. En esta nueva CASA GADES se ha querido mantener el nombre por lo mucho que significa en Madrid. Un lugar que en sus inicios se convirtió en un canto a la libertad desde la gastronomía; ahora décadas después se quiere trasladar ese mensaje a la cocina. Recetas donde los sabores sorprenden. Propuestas con un equilibrio impecable en su ejecución. Brillantez y pasión en un proyecto expresivo donde el producto se cuida al máximo. Los sabores son el punto de arranque y de llegada de una carta atractiva donde todo se identifica y al mismo tiempo todo sorprende. Nueva andadura para CASA GADES con todos los ingredientes necesarios para ser una referencia con todos los honores y con toda la personalidad.

 

NUEVOS AIRES PARA UN ESPACIO CON HISTORIA

En CASA GADES se respiran nuevos aires. Un espacio histórico en el Madrid de los 80 donde se hablaba de libertad desde el arte y la creatividad, vuelve ahora con una personalidad renovada. “Queremos conservar el nombre y el espíritu de los inicios. De ese lugar que puso en marcha Antonio Gades y que significó un lugar de referencia en Madrid. Un punto de reunión de mucha gente que transformó esta ciudad en un lugar abierto y diferente”. Precisamente esos dos calificativos de “abierto y diferente” son básicos en este nuevo proyecto liderado por Roberto González. “CASA GADES queremos que sea un espacio dinámico y en movimiento. Sin etiquetas. Y desde luego muy lejos de las inercias”. En este sentido nos explica que “CASA GADES lo concebimos como una aportación nueva y diferente; siempre hemos tenido claro que no queríamos cambiar el nombre. Me gusta mantener las raíces y lo que significaba CASA GADES cuando empezaba. Me gusta recordar como surgió todo. Significó una linea de apertura que hoy queremos trasladar a la cocina, haciendo una propuesta personal y atractiva”. Charlar con Roberto es muy gratificante, transmite pasión y convencimiento por un proyecto repleto de buena cocina. Su experiencia es un grado: “Soy de Zamora. Allí empecé en un ambiente donde siempre he estado cerca del producto cuando iba al mercado con mi madre. En Zamora aprendí en un excelente lugar como era La Posada. Después he trabajado en Salamanca, Madrid, en el Reino Unido. En Madrid he estado en varios lugares, incluida una larga temporada en DiverXo donde aprendí mucho”. Una experiencia que se transmite con viveza en cada una de las apuestas gastronómicas de esta renovada CASA GADES.

 

COCINA DE AUTOR SIN ETIQUETAS

CASA GADES mantiene el nombre, pero junto a él se construye un proyecto renovado en la cocina. Una apuesta en la que Roberto sabe muy bien lo que quiere: “Aquí se viene a comer. Sin trampa, ni cartón. Nuestra apuesta es sabor, sabor y sabor. La técnica siempre está al servicio de sacar el mayor rendimiento a los productos. Se viene a disfrutar de la comida. Apostamos por una cocina con unos ingredientes reconocibles y que elaboramos en unas recetas que nos conducen a nuevos sabores. Innovar con productos conocidos por todos y que armonizados de una forma concreta puedan sorprender. Y es que la cocina es armonía”. En CASA GADES encontramos siempre una cocina diferente, algo que lleva el sello de la casa:Mi cocina es cocina de autor. Es mi punto de vista hacia la gastronomía. No puedo encasillarla. Es una cocina viva, lejos de etiquetas marcadas. Esto es mi punto de vista. Es mi cocina. Son mis platos”.

 

SOPRESA CON BRILLANTEZ

En CASA GADES disfrutamos de “un espacio entre lo formal e informal. Un lugar para comer muy bien sin estar encorsetado. Damos de comer a la gente haciendo las cosas siempre lo mejor posible. Disfrutamos mucho de lo que hacemos. Aquí solo se come bien. Buscamos llegar cada día a la excelencia. No hay puntos intermedios. Aspiramos a la excelencia”.  Con estos principios nos adentramos en una carta en la que la brillantez, la sorpresa y el producto son los protagonistas. Una carta abierta, sin añadidos y donde cada plato es un mundo independiente: “Hay platos que sin duda son imprescindibles como el mi-cuit ahumado con chutney de mango y jalapeños; el carpaccio de presa ibérica; el huevo a baja temperatura con tuétano y kokotxa de bacalao; el guiso de pulpo con papa canaria y mojo verde; la lubina al humo de sarmiento con berberecho, leche de tigre y salicornia; el pichón con crema de apionabo y su arroz meloso o el cochifrito con pasión y ensalada fresca de naranja”. En CASA GADES apuestan por una cocina de temporada: “Nuestra carta es dinámica y temporal. Sin etiquetas. Una casa de comidas, una taberna o un restaurante. Un espacio abierto, con luz en el que cada uno encuentra lo que busca. Y donde siempre se come muy bien. La carta cambia cada tres meses, y de forma periódica hay siempre propuestas novedosas”. ¿Los postres?: “No queremos postres de relleno. Nuestras sugerencias están muy pensandas y son coherentes con el resto de la carta. No vale cualquier cosa. Ahora mismo tenemos un delirio de chocolate y un plump cake de tamarindo con helado de dulce de leche y helado de frambuesa. Pronto incorporaremos un tercer postre, pero siempre como una aportación más de la carta”. En esta línea de coherencia “la bodega se plantea en el mismo sentido. Apostamos por bodegueros pequeños, con calidad y precios asequibles. Nuestra propuesta es la diferenciación. Ofrecer cosas diferentes en una carta líquida dinámica. Nos gustan distintas Denominaciones de Origen con referencias nuevas y buenas. Y también tenemos algún vino de fuera, concretamente de California”.

 

SABOR. TRADICIÓN. VANGUARDIA

Pedimos a Roberto que nos defina CASA GADES. Es rápido y rotundo en la respuesta: “Sabor, tradición, vanguardia, trabajo y tesón”.  Y añade: “En CASA GADES ofrecemos comida rica, sin artificios. Se viene a comer y a beber. Tenemos muy clara nuestra pasión por la gastronomía. Nuestro clientes vuelven buscando lo que significamos. La sorpresa positiva de la primera vez hace que muchos vuelvan a disfrutar de nuevo”. La armonía en la carta la encontramos también en la decoración: “El diseño de CASA GADES ha sabido perfectamente reflejar nuestro espíritu. Un diseño de MORE&Co. que recoge a la perfección como es nuestra manera de cocinar: abierta y llena de sabor”. En CASA GADES encontramos una cocina brillante y audaz con sabores siempre sorprendentes.

 

GALERÍA

 

Fotografía cedida por CASA GADES

CASA GADES

C/ Conde de Xiquena nº4

28004 MADRID

Phone: 91.531.26.37

Horario: L. 12:00 a 17:00/ M-S 12:00 a 1:00/ Domingo cerrado

Precio medio: 40 euros/ Menú degustación corto: 45 euros/ Menú Degustación largo 60 euros/ Menú del día 15 euros/ se sirven desayunos

CASAGADES.Facebook

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest