En FELLINA sentimos a Italia. Una percepción intensa de todos los sabores, en un ambiente especial y con la pasión por la mejor cocina. En FELLINA saboreamos la buena mesa disfrutando de la “dolce vita”. Son las sensaciones más italianas. Es la frescura de esa Italia que se queda en el alma para siempre y en el paladar de por vida. El GRUPO LE COCÓ emprende un nuevo proyecto al que ha querido llamar FELLINA. Con él rinde homenaje a Federico Fellini: uno de los grandes directores de cine de todos los tiempos. Y además se manifiesta un verdadero apasionamiento por la gastronomía más cinéfila. Italia bien vale una pizza y mucho más. FELLINA es el restaurante que ama a Italia. Un amor correspondido y saboreado. Una pasión que se percibe en cada detalle. Todo es Italia. Todo es la “dolce vita”.

 

¡BIENVENIDOS A FELLINA!

FELLINA es el espejo de la Italia más atractiva. Una de las aperturas más sugerentes de este otoño. Con este nuevo espacio, el GRUPO LE COCÓ -Le Cocó, El Columpio y Somos Garra en el hotel Barceló Torre de Madrid- nos brinda un paseo por la Bella Italia a través de su gastronomía. Un homenaje de Esteban Arnaiz y Aynara Menchaca que empieza en la Ciudad Eterna: Fellina es nombre de mujer. La mamma. Es un homenaje a un hombre: Fedérico Fellini. Es una puerta abierta al sabor y a la tradición. Tutti a tavola! Una mesa dispuesta para el disfrute. Buon appetito! Mediterráneo en estado puro. Bienvenidos a Italia! Benvenuti a Fellina!” Y es en esa cálida bienvenida donde se siente la esencia de FELLINA. “Es una cocina para los amantes de la gastronomía italiana auténtica. FELLINA es el fiel reflejo de la Bella Italia. Aquella que mezcla como nadie sabiduría, cultura, caos y vitalidad. Aquella que nos saca una sonrisa con solo mencionar su nombre. Es mucho más que pasta y pizza. Es la buena mesa. FELLINA es Italia. Es fiesta, color, diversión en estado puro”.  Con una amplia trayectoria gastronómica y con una pasión tangible por las raíces de la cocina italiana, Esteban nos cuenta: “Aquí me siento muy bien porque FELLINA nace de mi pasión por la gastronomía italiana y ese bagaje que tengo tras estar con el chef Andrea Tumbarello. Apostamos por un producto excelente que cuida al máximo nuestro equipo italiano en cocina. Amantes de esta gastronomía que trasladan sus raíces a la mesa de FELLINA”.

 

PASIÓN POR LA COCINA

FELLINA es pura inspiración. Inspiración a la italiana. “Nuestra carta es un recorrido por este país que ama la gastronomía. Todos nuestros platos son muy generosos e invitamos a compartir y a dejarse llevar por esa pasión. Empezamos con los entrantes. Proponemos la burrata con tomate confitado y mermelada de cebolla roja. Exquisitas las flores de calabacín en tempura con mayonesa de ajo asado y albahaca. Y por supuesto, el vitello tonnato, finas lonchas de ternera acompañadas de aceitunas y alcaparras”. Y es que no solo de pasta y pizza vive Italia. Y en esta cocina della nonna -de la abuela- surgen más imprescindibles: “Berenjenas a la parmesana, el tartar de atún o los huevos camperos con tomate y trufa negra. Y por supuesto, los panes. Las focaccias finas, gruesas o al ajo que elaboramos nosotros”.

 

RENDIDOS ANTE LA PASTA Y LA PIZZA

La luz entra por los ventanales de FELLINA abiertos de par en par. Mientras desde la cocina llegan los olores de la Toscana, Venecia y la costa Amalfitana. Italia de norte a sur sabe a FELLINA. “Hay que probar nuestras lasañas y risottos. Dos ejemplos: la lasaña Fellina o la vegetal con queso Pecorino. Y también el risotto con pulpo y el mascarpone casero”. Ya lo decía el gran maestro del cine: “La vida es una combinación de magia y pasta”. Será por eso que los platos de FELLINA tienen algo de mágicos. “Ofrecemos pastas caseras al dente largas, cortas y rellenas. Entre los favoritos, los spaguetti a la carbonara. Es la receta romana original preparada en directo con yemas de huevo de corral, guanciale y Pecorino. Otra de nuestras sugerencias son los fetuccine negro con pulpitos y mejillones, y los tortelloni rosa con foie de oca y trufa”.  Y entonces llega Nápoles. Arrolladora. En un pleno bullir. La ciudad que vio nacer a la pizza se enorgullece de la pizza frita de FELLINA. “Es única en Madrid. Querrás volver para repetir. La preparamos con mozzarella, tomate y albahaca. También de speck y gorgonzola. Imprescindibles las pizzas al horno. La de setas y trufa se ha convertido ya en una de las estrellas de la carta, como la de frutos del mar, y la de mortadela y pesto de pistacho.”

 

GUISOS CON TRADICIÓN

Otra razón para volver a FELLINA son sus guisos. “Las albóndigas caseras de ternera con puré de patatas; el pollo alla Pizzaiola con mozzarella fundida y tomate o la lubina con puré de guisantes. Recomendamos también el salmón a la parrilla con caponata; que es un guiso italiano de verduras de temporada que enamora. Y disfrutamos del norte con el guiso de jabalí”. Y de la bodega nos cuentan que “un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria. Es nuevo en cada sorbo y como ocurre en las películas, nace y renace en cada paladar”. Lo sabía Fellini. Y los disfrutan en FELLINA“Sugerimos maridar los platos con un vino del Veneto, Piamonte, Toscana o Sicilia. Una carta muy italiana que ofrece también referencias españoles”. Y en los fines de semana, muchas mesas se llenan de familias con niños. “Para ellos hemos creado el menú infantil, con spaguetti a la boloñesa o filete a la plancha con patatas fritas, bebida y un helado”.

 

IL RISTORANTE QUE AMA A ITALIA

Una cafetera italiana esconde uno de los postres más suculentos e italianos: el tiramisú. “Nos gusta sorprender con las presentaciones. Los cannoli rellenos de queso ricotta los servimos en un papel de estraza. Nuestra repostera es italiana así que no puedes irte sin probar la Torta della Nonna: una tarta de arroz típica de Cerdeña, con receta secreta, acompañada de helado de dulce de leche. Entre los favoritos: el fogottino alla Nutella que es un saquito de masa de pizza relleno de nutella caliente. Y por supuesto, nuestros helados artesanos: dulce de leche, pistacho o tiramisú. Los sabores clásicos de Italia”. Disfrutar de estas elaboraciones artesanas en FELLINA es adentrarse en el ambiente de una trattoría del Trastevere que da la bienvenida con una lambretta en la puerta. “FELLINA está distribuido en cuatro espacios en los que dejar pasar las horas animando al corazón, entre ellos su coqueta y romántica terraza. Con su diseño, MADRID IN LOVE nos conduce a “la Dolce Vita”. Y en el sótano nos encontramos un rompedor ANÓNIMO CLUB. “A nuestro club privado del sótano solo se puede acceder con contraseña. Es uno de los afterwork más exclusivos de Madrid. Tras esa puerta negra se esconde un universo paralelo donde pasar una tarde-noche inolvidable. Luz tenue, un toque de erotismo, la música perfecta, cabina de Dj y un estilo chic underground  donde degustar una copa de champagne, cócteles de autor y la intimidad -casi clandestina y canalla- de aquel Speakeasy Club de los 60”. En palabras de Fellini: “No hay final. No hay principio. Es solo la infinita pasión de la vida”. Una pasión bellísima. La historia de amor jamás contada: FELLINA y la gastronomía italiana.

 

GALERÍA

 

 

Fotografía cedida por FELLINA

FELLINA

Calle Caracas nº21

28010 MADRID

Phone: 914 109 250

Horario: L-X 13:00 a 16:00/  21:00 a 00:00 / J-D 13:00 a 16:30/  21:00 a 00:30

Precio medio: 25/ 30 euros / Menú infantil: 10 euros

Horario de ANÓNIMO CLUB: J-S 17:.00 a 2:00

www.fellinamadrid.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest