Es una de las grandes joyas de GONZÁLEZ BYASS. Hablamos de la Saca 2019 de la Colección Tío Pepe Finos Palmas. Cuatro referencias convertidas en maravillas enológicas únicas. Entre las que se encuentra Cuatro Palmas, el Mejor Vino del Mundo según el International Wine Challenge.

JOYAS ÚNICAS

Presentada la Saca 2019 de la Colección Tío Pepe Finos Palmas, compuesta por cuatro tesoros enológicos que «representa las edades de un mismo vino. Y muestran la capacidad de evolucionar en el tiempo del Fino de Jerez más universal: Tío Pepe». Son sin duda «unas joyas del pasado que GONZÁLEZ BYASS ha recuperado para mostrar al mundo unos vinos que se distinguen notablemente por su limpieza, finura y delicadeza en el aroma». La nueva saca de la Colección Tío Pepe Finos Palmas «ha estado muy influenciada por el año climatológico, marcado por un invierno templado y seco, seguido de un verano no excesivamente caluroso, circunstancias que han determinado que la flor tuviera una gran actividad y se mantuviera durante todo el año».Desde GONZÁLEZ BYASS nos cuentan que «las botas seleccionadas de Una y Dos Palmas son un claro ejemplo de hasta dónde puede llegar la crianza biológica en dos finos que son ejemplo de los dos terroirs de Jerez: la viña y la bodega». Por su parte, «Tres Palmas es sublime y marca esa delgada línea que separa la crianza biológica de la oxidativa». Y por último: «Cuatro Palmas muestra la capacidad de la Palomino Fino para envejecer con elegancia y nobleza. Por algo es el Mejor Vino del Mundo según el International Wine Challenge». Una gran apuesta. Un gran tesoro.

 

UNA PALMA

Los pagos de Macharnudo y Carrascal expresan lo mejor del terroir de Jerez en este Fino intenso, salino, sápido y mineral. La solera, con más de 6 años de crianza biológica, la componen 139 botas de las que se han seleccionado la nº 79, 95 y 96, de la segunda planta de la Gran Bodega Tío Pepe.

 

DOS PALMAS

Larga crianza de 8 años para este Fino sublime. Equilibrio perfecto entre suelo y velo. La selección de las botas nº 28 y 78 de las 148 que componen esta solera de la segunda planta de la Gran Bodega Tío Pepe.

 

TRES PALMAS

La crianza biológica al límite. Un Fino Amontillado entre la vida y la muerte. Sus 10 años de envejecimiento en contacto con «la flor» le otorgan un carácter único. Solo una bota, la 38 ha sido seleccionada de entre las 149 de la solera histórica de La Constancia.

 

CUATRO PALMAS

Complejo, intenso y afilado. 52 años de envejecimiento donde el tiempo y la bodega han convertido este Amontillado Viejísimo en un vino de pañuelo, en un perfume del Jerez. La selección de una sola bota, la nº5 que envejece en La Constancia Solera Museo para llegar hoy a su copa.

 

Fotografía cedida por GONZÁLEZ BYASS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest