KABUTOKAJI es un encuentro con la brillantez y la creatividad en la Alta Cocina. Sensibilidad. Precisión. Coherencia. Esmero. Todo es pasión. Cocina japonesa sin etiquetas. Búsqueda incesante de experiencias. Amplitud de miras. Percepción de unas elaboraciones sin fronteras. Esencias llegadas desde Asía. Producto cercano y mediterráneo. En KABUTOKAJI hay un mensaje constante sobre la importancia de la imaginación ante los fogones. Cada día es diferente. Cada servicio es una preciosa aventura que hace sonreír a cada uno de los comensales. Viajes, armonías y contrastes. Una fiesta de sabores y de cocina. Un entendimiento perfecto con la excelencia. Gastronomía en movimiento. Ritmo impecable de calidad. Expresividad sabrosa. Solidez ejemplar.

 

UNA COCINA SIN ETIQUETAS

KABUTOKAJI es un proyecto que nacía hace cuatro años. Situado entre Pozuelo de Alarcón y Aravaca desde el principio se ha erigido como un espacio de Alta Cocina Japonesa. Su impulsora es Patricia Carbajosa. Apasionada por la cocina nipona, mantiene intocables algunos principios: calidad en el producto, cuidado por el detalle, ambiente exclusivo. En definitiva, plena identidad en unas elaboraciones que nos conducen a experiencias muy sugerentes. En KABUTOKAJI se ha sabido a la perfección “mantener esencias plenamente japonesas armonizando con un producto que tiene fuertes raíces mediterráneas. Personalidad asiática con sabores cercanos. Nos gusta ofrecer elaboraciones nuestras, que no se encuentran en otros espacios. En KABUTOKAJI ofrecemos distinción y diferencia con una apuesta rotunda por la calidad”.  Charlamos con Diego Benito que se ha incorporado al proyecto hace pocos meses. Es un auténtico tsunami de ideas, recetas, propuestas, presentaciones. Está en la búsqueda constante de platos nuevos. “Vivo para cocinar. Estoy constantemente pensando en nuevas posibilidades”. Y así es. Diego es un joven chef que ya tiene mucha experiencia. Formado con Alberto Chicote y Andrés Madrigal. Ha pasado por espacios tan emblemáticos como Alboroque, Nodo, Balzac, Nikkei 225, Azul Profundo o Zuma en Londres. “Me he formado en muchas cocinas. La japonesa, tailandesa o cantonesa. La firma y el corte que se encuentra en KABUTOKAJI es -sin duda- japonés pero intento hacer una cocina sin etiquetas y que por encima de todo esté muy rica”. Una cocina inspirada en la ética, el valor y el empuje.

 

VITALIDAD EN LOS FOGONES

La cocina que encontramos ahora mismo en KABUTOKAJI es “una cocina inconformista. Cada día debe de ser diferente. No me contento con nada. Cada día tiene que ser mejor que el anterior”. Ese es el mensaje que nos transmite Diego. “Para mí la cocina es una fiesta. Ahumados. Agridulces. Salados. Glaseados. Potencias. Es un sube y baja, como una sierra de sabores y de sensaciones pero en donde todo tiene que estar muy rico. Cuando veo que el cliente sonríe ante un bocado es cuando me quedo satisfecho. Al final trabajamos para la felicidad de cada persona que se acerca a nuestro espacio”. Y nos explica: “Creo que en la cocina no es fácil ser un diez en todo. Es mejor ser un ocho en todo. Mantener una constancia, sin altibajos”. Y añade rotundo: “La mía es una cocina de pasión. Me gusta cocinar para emocionar”. En KABUTOKAJI “se vive cada detalle en la cocina. Sin descanso, buscando plenamente la excelencia. Tenemos un gran producto -desde luego- pero es muy importante la técnica”.

 

PERSONALIDAD PROPIA

La carta de KABUTOKAJI es una constante y agradable sorpresa. “Buscamos una propuesta gastronómica variada y sorprendente. Nos encanta que nuestros clientes vuelvan y siempre se puedan encontrar propuestas nuevas. Nuestra oferta gastronómica es amplia y variada: makis, sashimis, tempuras, tartares, carnes o sopas. Pero no nos gusta copiar a nadie, nos encanta que un comensal en KABUTOKAJI descubra sabores y recetas nuevas. Es decir, que encuentre aquí lo que no encuentra en ningún sitio”. En una carta donde cada bocado es un mundo de experiencias, encontramos dos propuestas sinceramente deslumbrantes: “Las kokotxas con su pil pil de miso y ajo negro que es una receta muy elegante y delicada. Y el costillar ibérico a la pekinesa que es algo muy especial. Intocable. Posiblemente es el plato donde se representan a la perfección la cocina que hacemos. Un plato cien por cien pleno. En su elaboración y en su sabor”. Además encontramos algunas sugerencias que buscan “una personalidad propia. Nos gusta ser diferentes. Ejemplos como el temaki de carabinero; los sashimis de besugo o salmonete; la selección de moluscos; la tempura de cangrejo de concha blanda o el tartar de atún de Barbate con salmorejo, maho y mojama de Barbate. Todos ellos representan muy bien nuestro trabajo. De todas formas, nuestra carta está abierta a nuevas cosas”.  Los postres de KABUTOKAJI ofrece también firma propia. Lejos de ser secundarios, son muy recomendables. “Como la perla que es un brownie de chocolate blanco , helado de abatonka y envoltura de coco; la roka de tres texturas de chocolate o el yuzu pie que es un cremoso de yuzu, crumble de almendra y merengue de yuzu”. Hablamos también de los maridajes. Algo esencial con una magnífica carta de vinos.“Nuestra carta es personal y queremos que cada cliente la convierta en propia, quizá por eso nos parece que los maridajes tienen que ser personales. No nos gusta esas tradiciones que no tienen mucho sentido de tintos con carne y blancos con pescado. En los maridajes nos gustan romper esquemas con vinos, champagnes, sakes. Cada persona es diferente, cada plato también. Por eso forma parte de una dinámica muy personal”.

 

ARMONÍA INSPIRADORA

En KABUTOKAJI todo cuenta. Todo es importante. Color y luz. Luz y color. Marcan la impronta de “un ambiente sofisticado, inspirado en el mundo zen. Líneas rectas y colores sobrios consiguen crear un oasis de paz donde respirar la esencia de Japón. Detalles como las olas de seda que ondean en el techo al ritmo de una música escogida cuidadosamente consiguen crear una atmósfera en armonía”. KABUTOKAJI es un espacio donde la vanguardia inunda la cocina. Lo hace con precisión, con sensibilidad, con magnanimidad. Japón esencial con aires del Mediterráneo. ¡Brillantez!

 

GALERÍA

 

Fotografía de Borja Gómez y KABUTOKAJI

KABUTOKAJI

C/ Navacerrada nº1

28224 Pozuelo de Alarcón

MADRID

Phone: : 918 05 18 97

Horario: M-S 13:30 a 16:00/ 20:30 a 0:00/ D. 13:30 a 16:00/ Lunes cerrado

Precio medio: 70 euros

FACEBOOK.kabutokaji

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest