LAS CARBONRAS DE LU es sinónimo de exquistez. Una cocina fundamentada en un producto excelente. Recetas clásicas y tradicionales bañadas con el encanto de elaboraciones más afrancesadas. Un espacio donde el disfrute está asegurado. Cada bocado, cada plato, cada sugerencia tiene personalidad propia. Hay dinamismo y al mismo tiempo todo esta imbuido de un respeto absoluto hacia las reglas de la cocina más académica. Siempre buscando lo mejor, siempre pensando en el comensal. Platos que dicen mucho en presentaciones únicas. Todo en un entorno que transmite serenidad, intimidad y calidez. Magnifico servicio. La mesa es lo más importante. Y todo acompañado de una excelente bodega. Es más, LAS CARBONERAS DE LU ofrece -también- una sensacional Vinoteca. Más de 250 referencias cuidadas, novedosas, elegidas con mucho esmero y cariño. Hay una especial debilidad por los vinos de Madrid. No faltan champagnes sensacionales. En LAS CARBONERAS DE LU se percibe armonía. Una armonía -sin duda- muy especial.  

 

SABROSA TRADICIÓN EN SU PUNTO

En LAS CARBONERAS DE LU disfrutamos de una cocina exquisita en un entorno mágico y con una atención muy especial.Un lugar donde se valoran como oro en paño los valores de la gastronomía tradicional con un atractivo aire francés. Es una elegante actualización de la tradición con una cocina que hace disfrutar. Todo es sosiego. Todo es tranquilidad. Todo es precisión. Es un proyecto personal de Lourdes Poveda y Carlos Romero. Lourdes es quién lleva el peso del día a día del espacio. “Yo trabajaba desde hace más de 20 años en el mundo de los seguros, siempre lo he hecho en el terreno ejecutivo de diferentes multinacionales. La cocina me gustaba mucho. Me encantaba. Dedicarme a ella ha sido una idea que desde hace mucho me rondaba la cabeza”. Y todo comienza en Le Cordon Bleu en Madrid. “Primero con unos cursos de fin de semana, me fui poco a poco enganchando. Y más tarde ya con cursos profesionales me voy introduciendo plenamente en la cocina. También antes de lanzarme decido pasar por algunas cocinas de Madrid. Quiero vivir la experiencia de cerca. Y así paso varios meses primero en Alabaster y después en Horcher. Dos lugares donde aprendo mucho y me ayudan a decidirme a poner en marcha LAS CARBONERAS DE LU”. Por su lado, Carlos es un apasionado de los vinos. En la actualidad sigue mantenido su trabajo de consultor, pero ha realizado el curso de sumiller y ejerce con sabiduría su amor por el vino. Es más, es el encargado de la Vinoteca. “Siempre he querido tener mi propia colección de vinos, y aquí hemos logrado complementar perfectamente una amplia oferta de vinos tradicionales de España junto a una cuidada selección de vinos jóvenes de extraordinaria calidad”. Una armónica relación entre la cocina y la bodega que demuestra la importancia de lo esencial en LAS CARBONERAS DE LU.

 

BRILLANTEZ CON AIRES FRANCESES

Los sabores de LAS CARBONERAS DE LU nos conducen a  una cocina empapada de elegancia. “Nuestro proyecto está fundamentado en la cocina tradicional con base francesa. Me gusta ofrecer lo que a mi me gusta recibir cuando como o ceno fuera de casa. Hago lo que me gustan que me den. Servicio excelente. Comer muy bien y sin prisa. Sentirse de verdad en tu propia casa”. La carta es una propuesta corta. “Lo hemos pensado así. Una carta en la que cada plato sea realmente bueno. Guisos y recetas tradicionales. Y además varios fuera de carta que vienen determinados por la temporada. Nos gustan las setas. Nos gustan los tomates. Nos gustan las verduras. Nos encantan los platos de cuchara. Y también la caza. Esas elaboraciones de siempre con los sabores de verdad y ofreciendo productos de proximidad. Nos parece esencial”. Propuestas donde el producto de proximidad es la estrella. Platos que se llevan todos los honores.

 

UNA CARTA CON PERSONALIDAD Y SOLIDEZ

Y es que efectivamente en la carta de LAS CARBONERAS DE LU está todo muy bueno. En las entradas frías sugerencias como “el salmón salvaje marinado con cítricos; el tarantelo de atún en escabeche casero sobre tomate rosa o el jardín de puré de boniato, calabaza, membrillo y zanahorias son algunos de los preferidos”. En las entradas calientes “hay uno de los platos estrella como es la flor de calabacín en tempura rellena de brandada de bacalao. También gustan mucho las colmenillas con salsa de foie y trufa o el guiso meloso de pochas con codorniz. Sin olvidarnos de los callos a la madrileña acompañados de garbanzos pedrosillanos”. En LAS CARBONERAD DE LU “nunca falta un plato de pasta muy diferente. Ahora tenemos las conchas de pasta rellena y gratinadas a la siciliana al estilo Don Pepe”. En los pescados “el rodaballo salvaje a la plancha sobre flor de patata entusiasma. El bacalao negro confitado con puré de ajo negro sorprende. Sin olvidarnos de la lubina salvaje o de los langostinos al curry”. En las carnes “la costilla de vaca cocinada a baja temperatura; el tournedo de ternera al estilo Rossini con foie y salsa de chalotas o el cochinillo ibérico con tatín de membrillo son platos por los que apostamos plenamente. También como siempre no puede faltar un steak tartare que es un fijo de nuestra carta”. En los postres “apostamos por bocados clásicos todos elaborados en casa. Tarta Tatin con helado de canela. Crepes Suzette. Tocino de cielo con Chantilly. Lemon Pie y desde luego las torrijas de Panettone sobre sopa de mandarina”. En definitiva una carta solida y con personalidad, por encima de modas perecederas.

 

UNA BODEGA MUY ESPECIAL

LAS CARBONETAS DE LU nos recibe precisamente en la Vinoteca, que es el espacio situado al nivel de la calle. “Aquí tenemos más de 250 referencias, 50 de ellas de Madrid. Nos parece que el vino es esencial en nuestro proyecto. Por ello tenemos un espacio dedicado al vino. Tienda. Sala de catas. Es un espacio donde se puede disfrutar de una copa de vino con una tapa. Es muy importante para nosotros”.  Lo cierto es que“en la selección de vinos hemos buscado huir de lo habitual apostando por producciones limitadas, etiquetas muy exclusivas y vinos poco conocidos de distintas denominaciones de origen españolas y alguna internacional, como Borgoña y Champagne. Pero sobre todo se ha pretendido poner de relieve la excelencia y singularidad de los vinos de la D.O. Madrid”.  Y desde alli ya se acceden por unas escaleras a las carboneras de principios del siglo XX donde está la sala. Decoración donde la luz y la insonorización son esenciales. Ambiente donde cada mesa es un mundo diferente y marcado. La decoración ha estado de la mano del estudio de interiorismo Project Work que ha sabido encontrar ese ambiente adecuado para el disfrute de la gastronomía en un entorno de intimidad. Los detalles se perciben también en la mesa. La cristalería y la vajilla son piezas de Villeroy & Boch, Vista Alegre, Becara y Limoges. Los emplatados se hacen de forma individual. LAS CARBONERAS DE LU tienen hasta en el nombre un sello de personalidad. “Las carboneras es como recuerdo de donde estamos. Y Lu es la forma con que me llama mi marido. Queríamos que este proyecto tuviera una historia y por eso nos gusto el nombre”. En LAS CARBONERAS DE LU se disfruta plenamente con la mejor cocina de raíces. Una tradición afrancesada que entusiasma a todos.

 

GALERÍA

 

Fotografía cedida por LAS CARBONERAS DE LU

LAS CARBONERAS DE LU

C/ Villalar nº 7

28001 MADRID

Phone:  91 057 70 03

Horario restuarante: M-S 13:30 a 16:00/  20:30 a 23:30/ Cierra domingo y lunes.

Horario vinoteca: M-S 11:30 a 13:30/ 16:30 a 20:30

Precio medio: 50 €

www.lascarbonerasdelu.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest