Colores llamativos. Rojos. Amarillos o verdes. También los tonos pastel se llevan. Y mucho. En los manteles, las copas, los vasos, platos y hasta en las bandejas. Flores frescas o secas. A gusto del anfitrión. Y de los comensales. No es necesario gastar mucho. Con un poco de imaginación, tu mesa tendrá un toque especial y muy personal.

 

MANTELES SÍ O SÍ

Hay tantas formas de vestir una mesa como anfitriones. Sin embargo, hay una serie de consejos a tener en cuenta siempre que organicemos una cena o comida con amigos.Debemos transformarla en un lugar cálido, que invite a quedarnos sentados disfrutando de la sobremesa, y a disfrutar previamente de las elaboraciones más caseras.Para conseguirlo, es importante elegir un mantel o camino de mesa. Podemos optar por manteles individuales cuyos colores contrastan con la madera. Si  elegimos colores diferentes podremos combinar los lisos con los estampados. El resultado siempre merece la pena. De esta forma, huimos de lo puramente lineal y buscamos una armonía de colores y formas. Es cierto que los manteles tienden a mancharse. El vino y la comida suelen hacer estragos, por eso los manteles anti manchas son la fórmula perfecta para estos eventos. Podemos encontrarlos en www.shalbaida.com/manteles/antimanchas/

 

LAS FLORES, MEJOR FRESCAS

A la hora de elegir las flores, podemos optar por un centro de flores secas, que dan un aire otoñal a nuestra mesa. O bien elegir un ramo de temporada que podemos comprar en la floristería. Un largo paseo a media tarde servirá para recoger hierbas y flores silvestres o ramas con las que diseñaremos un centro a nuestra medida. Dependiendo del color de los manteles y la vajilla fabricaremos nuestro propio ramo y crearemos un espacio elegante, sobrio o divertido. Y es que hay mesas para todos los gustos. La vajilla es otro de los puntos a tener muy en cuenta cuando de poner la mesa se trata. Si solo tenemos una vajilla en casa, ha llegado el momento de salir a la calle y renovarla. Las hay de mil formas: cuadradas, rectangulares, redondas, ovaladas… En cuanto a los colores, desde tonos pastel, blancas, lisas, con motivos florales y hasta cuadros. Lo  mejor es que no hay que decantarse solo por una. Atrévete y  elige platos y cuencos de diferentes formas y colores. Así podemos hacer muchas más combinaciones.

 

ESTA MESA MERECE UN BRINDIS

Están muy de moda –y no es para menos- los vasos y copas de colores. La cristalería se tiñe de los colores más alegres. Combinarla con la vajilla es más fácil de lo que parece. Las copas rosas resultan perfectas para una velada romántica. Con una vajilla gris y un mantel de la misma gama cromática resultan perfectas para la ocasión. Utilizar el mismo color con diferentes tonalidades nos permite jugar con salvamanteles de rafia en cualquier momento del día. Si vamos a preparar un menú Healthy con zumos naturales y smoothies, una vajilla de cristal transparente es una buena apuesta. De esta manera las frutas y verduras serán los que pongan la nota de color en la mesa, donde todos los sentidos disfrutan al máximo.

 

Fotografía de archivo de Ceviche de Sandía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest