Comienza el año gastronómico en Madrid con la apertura de una brasserie sugerente y de rotundo aire cosmopolita. En la calle Almagro nos encontramos con NARCISO: una apuesta interesante en lo gastronómico, seductora en el diseño y audaz en la propuesta. Abierta todo el día al más puro estilo europeo es un concepto que podemos encontrar en Londres, París o Bruselas. Cocina de calidad, en un entorno brillante.

 

AUTENTICIDAD CLÁSICA

En NARCISO todo es importante. Una brasserie auténtica. En la busqueda de la recuperación de un concepto que en Madrid no es muy habitual, y que desde luego tiene un espacio evidente. NARCISO, hermano menor de HORTENSIO, es el segundo proyecto del chef Mario Vallés. Después del éxito de ese comedor único de carácter francés y de cocina extraordinaria, ha iniciado este nuevo proyecto junto a su socio Juan Pablo Domínguez Velasco arquitecto y diseñador también de este NARCISO. “Hemos querido hacer un espacio que se pueda encontrar en cualquier punto de Centroeuropa. Un lugar acogedor; con muebles antiguos y otros encontrados en pequeñas tiendas de mercadillos. Buscamos también una cierta fusión de muebles y estilos. Lámparas antiguas encontradas en París, con apliques de El Rastro al que hemos puesto pantallas nuevas o detalles modernistas. Los portaperidocios son ingleses. Un espacio confortable, donde todo el mundo pueda estar bien a cualquier hora del día”. Impactante la barra que preside la sala principal. Luces suaves. Ambiente especial. NARCISO tiene ese punto que le hace diferente y que al mismo tiempo todos reconocemos. Un espacio apetecible en cualquier momento. Varios retratos decoran las paredes. Preguntamos ¿quién es?. “Son nuestros NARCISOS. Son retratos que hemos ido encontrado aquí y allí. De estilos diferentes. Y que representan a NARCISO. Nos gusta el nombre. Es un nombre muy bonito, con un significado especial; quizá poco utilizado pero con fuerza. Tiene personalidad como la flor a la que hace referencia”.

 

UNA COCINA CERCANA Y DE CALIDAD

NARCISO nace con un horario muy amplio. De la mañana a la noche. En una zona -la calle Almagro- que recuerda al Madrid más parisino. Desde la hora del desayuno se puede disfrutar de la compañía de NARCISO. “Desayunos tranquilos o rápidos. Con tostadas, croissants o tortilla de patata”. Mañanas también para degustar algunas propuestas en barra o el aperitivo antes de comer en una ambiente tranquilo y reflexivo. La carta de NARCISO sugiere y emplaza a propuestas atractivas y reconocibles. Una apuesta segura y de calidad. En los entrantes nos encontramos con varias ensaladas; todas muy apetecibles: “una de perdiz escabechada; berros; remolacha y aceite de pepitas de calabaza muy interesante. Especial la que que lleva topinanbur; perejil; menta; rúcula; mezclum y aceite de nuez. Muy buena la de tomate, burratina y tomillo. Y muy cercana la de lentejas de Puy; confit de pato y orejones”. Todavía en los entrantes, podemos disfrutar de “unos sabrosos mejillones con curry verde; una novedosa focaccia de berenjena ahumada con papada y un magnifico huevo NARCISO con champiñones y crema de patata”. En los principales, tenemos entre los pescados “una excelente carbonara de calamares que merece la pena probar; desde luego el lenguado meunière es una propuesta perfecta de brasserie; interesantes también el rape NARCISO y el arroz de carabinero”. En las carnes “importante el jarrete de cordero acompañado de cuscús y tajines de verdura. En su punto el lomo bajo de vaca y salsa bearnesa. Imprescindible el magret de pato y puré de zanahoria y delicioso el tartar de solomillo”. Propuestas que llevan la posibilidad de acompañar de guarniciones como “puré de patata; tirabeques; coliflor; brócoli; judías verdes o arroz blanco”. Todo al más puro estilo de Centroeuropa. Los postres nos llevan a un recorrido por recetas tradicionales con una interpretación nueva como “el babá al ron; el arroz con leche; el milhojas de crema y el tatin de manzana. Además de algunos helados sugerentes”. Siempre fuera de carta hay propuestas que seducen como “unos judiones de la granja sabrosos y en su punto”. La bodega medida y equilibrada, con apuestas novedosas y con vinos que apetecen en cualquier momento del  día. Y una buena oferta de cócteles complementan y dan vida a la barra.

 

UN ESPACIO COSMOPOLITA

NARCISO acaba de iniciar su andadura. Imagen elegante y a la vez cercana. Mesas con manteles de cuadros azules que alegran una sala señorial y moderna. Un servicio impecable y atento. Un ambiente distendido con una cocina clásica y armónica. Tres salas pequeñas que ayudan a estar siempre en el terreno corto. Con un espacio más privado en la bodega que promete como un lugar reservado y diferente. En NARCISO todo está muy cuidado. Todo está pensando para disfrutar en un ambiente cosmopolita de corazón.

 

Fotografía de Ceviche de Sandía

NARCISO

C/ Almagro nº32

MADRID

Phone: 917379737

Horario: 8:00 a 0:00. Domingo cerrado

Precio medio: 50/ 55 euros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest