El lugar es grandioso. Se vive y se siente el arte y la gastronomía como en vasos comunicantes.  Se perciben sensaciones especiales. Estamos en uno de los grandes museos del mundo y por lo tanto no es un espacio cualquiera. NUBEL es el nuevo espacio gastronómico del MUSEO REINA SOFÍA DE MADRID. Un lugar elocuente en toda su dimensión y al mismo tiempo muy acogedor. En NUBEL todo es espectacular y cercano.

 

UN ESPACIO DE CALIDAD CON DISTINTOS ROSTROS

NUBEL es una de las aperturas más significativas del otoño madrileño. En la ubicación destinada para la restauración en el edificio del MUSEO REINA SOFÍA diseñado y construido por el arquitecto francés Jean Nouvel, nace ahora NUBEL. Es el nuevo proyecto del chef Javier Muñoz-Calero que junto a sus socios del grupo Azotea emprenden esta iniciativa después de los buenos resultados en el Circulo de Bellas Artes y en el Mercado de Barceló. “NUBEL es una propuesta gastronómica que sabe adaptarse a la perfección a cualquier hora del día”. No es simplemente un “non stop” de calidad; es mucho más. “En NUBEL, se muda el rostro en función de cada momento y de los clientes que se acercan hasta allí. Siempre a la altura de las circunstancias y con una gran capacidad de adaptación”. Es un perfecto vecino del MUSEO DE ARTE REINA SOFÍA. “Dos barras; una sala amplía y una terraza seductora; desayunos y copas; meriendas y afterwork”. Por las noches música en directo y Dj’s saben poner ese punto diferente. NUBEL es un espacio en el que se está muy bien a cualquer hora. Un proyecto muy interesante.

 

DESAYUNO DE ESPECTÁCULO

Para empezar nos encontramos un espacio abierto, alegre, luminoso y cosmopolita. Con desayunos completos y artesanos en una amplia carta. Una propuesta que se puede disfrutar por la mañana o también por la tarde para merendar. Y ahí nos esperan: “tostadas con siete panes diferentes como el mollete de cristal, el pan de molde energético con semillas de teff, espelta, rústico, pan de cacao y naranja. Y siempre acompañado por distintas mantequillas, mermeladas, aceites, aguacate, tomate rallado o virutas de jamón”. Podemos degustar también una magnífica bollería “con siete tipos diferentes de croissants de mantequilla, cereales, manzana o de 5 cereales con chocolate. También encontramos palmera, caracola de pasas y canela, trenza de chocolate o una estupenda ensaimada” Y desde luego “donuts, cookies, tartas, pasteles, churros, magdalenas, eclair, brioche y una extensa propuesta de saladitos”.  Y llegamos a una larga sugerencia de platos calientes y sandwiches: “huevos con distintas presentaciones, tortitas, yogures, fruta. Y sandwiches muy sugerentes con mozzarella, mortaleda de pistacho, orégano seco y tomate;  strachatella, pesto rojo y verde;  brie con pera y mostaza antigua; pastrami y escamorza derretida”. Y desde luego “cafés, té, infusiones  y la posibilidad de cócteles como el Bloody Mary, Mimosa o Bellini“. Todo en una gran barra, donde se presentan estas sugerencias que nos llevan a un desayuno tradicional, a un desayuno tardío, a un brunch en toda regla o a una merienda de las de siempre.

 

UN MEDIODÍA ÁGIL Y MODERNO

La sala a mediodía nos ofrece una carta ágil y actual, con la posibilidad de una comida de trabajo, una parada más tranquila o una divertida comida familiar de fin de semana. Con unos aperitivos reivindicativos de la tradición con “tortilla de patata semicuajada; patatas bravas; croquetas líquidas de jamón o racimos de calamar con alí olí”. También podemos disfrutar de unas interesantes propuestas con “sandwiches, tacos, foccacias, buns y hamburguesas”. ¿Ejemplos? ” Focaccia negra de carbón activado, aceituna y tomate con mortaleda trufada; sandwich de pavo natural, bacon, tomate, brotes japoneses, aguacate y mayonesa de kale; NUBEL BURGER con carne entrecostilla de vaca vieja marinada, escamorza, cebolla caramelizada y jalapeño crujiente; buns de langostinos en gabardina mojada de kimuchi y ajonjolí de wasabi o el taco pato pibil que es la versión del clásico cochinita pibil pero con carne de pata barberie“. Hay más cosas como ensaladas, verduras, sopas y dips con: “tagliatelle de calabacín amarillo con pesto de kale; gajos de tomate preparados con alcaparrón y cebolleta; ensalada con pollo de corral marinado con aguacate, kumato, aceitunas kalarnata, mezclum con vinagreta de mostaza de estragón y miel o strachatella con kumato y pesto rojo”. Y llegamos a los especiales donde  hay sugerencias muy interesantes como “el steak tartare; los macarrones con chorizo picante de León; el pollito de grano de Las Landas al horno con aceitunas, alcaparras, tomillo y limón; el canelón de batata con bechamel de pecorino trufado; la butifarra fresca con romesco y judías de Santa Pau; o el vitello tonnato con nuez moscada, alcaparrón y huevo de codorniz”.  Siempre “hay dos arroces y un interesante menú infantil”. Y en los postres hay una larga y suculenta oferta como: “la sopa fría de frutos rojos y helado de nata; la taza caliente de bizcocho semi-líquido de chocolate y nata chantilly; el canutillo de dulce de leche y ricota o la ricota con miel trufada y nueces”.

 

UNAS NOCHES CON NOMBRE PROPIO

En la cena entramos ya en una carta más sofisticada; el espacio cambia, creando con la luz y los ambientes un entorno más intimista y sosegado. En esta carta nocturna manda con nombre propio el producto. Cada uno de los platos está nominado con ese producto principal junto al aderezo de cada propuesta; así en las entradas nos encontramos con” la trucha; el tuétano; la capuchina; el carabinero; el cangrejo de río; la vaca vieja; la gamba blanca; los rejos o el  conejo”, todas sugerencias brillantemente elaboradas y sugerentemente presentadas. Con una apuesta clara por la armonía. En las carnes podemos disfrutar “de un interesante semi-raw scotch egg; de pluma ibérica;  de un excelente cordero lechal; de una maravillosa porcheta ahumada o un exquisito solomillo”. En los pescados nos encontramos con “unas maravillosas zamburiñas; el chipirón; el cachete de rape y la corvina”. Y en los postres aterriza en la mesa una lucida creatividad con“la arcilla que es un postre de chocolate; el lemon curd; el azul klein con mora, panacotta y violeta; la colmena con rosquilla y vainilla y el queso con amarettis, stracciatella y frambuesa”. En esta carta nocturna es donde encontramos plenamente la personalidad del chef ejecutivo Javier Muñoz-Calero dando una importancia suprema al producto, jugando con sabores y texturas, y buscando siempre un recorrido internacional por una cocina cosmopolita. Como él mismo dice en la carta: “El respeto por la esencia del ingrediente debe guiar la cocina del siglo XXI”. Además están disponibles dos menús degustación con la posibilidad de probar 7 ó 10 platos de la carta. La bodega, la coctelería y los destilados tienen en NUBEL una atención muy especial. “Larga y sólida carta de vinos, espumosos, dulces y jereces. Con la posibilidad de disfrutar de un buen número de ellos por copas, algo que facilita los maridajes y las armonías”. Además como es lógico se nota la presencia de Joel Jamal, campeón de España de coctelería en 2015. Una carta clásica y una carta de creación propia.“En la clásica tenemos referencias de siempre cuidadosamente preparadas como el Dry Martini; el Mojito; la Margarita; el Negroni; el Bellini o el Tom Collins“. Y en la propia tenemos creaciones muy sugestivas como “el NUBEL 5 estrellas con vodka, triple sec, fruta de la pasión, chocolate blanco, jugo de lima y mango; el SINGAPUR STIKE con ginebra, licor de manzana, curaçao azul, jugo de lima o manzana; o el OLD CLUB elaborado con Cointreau, jugo de lima, hibiscus, bitter, jengibre fresco y tónica”. Y muy interesante la carta de Nu-estras maceraciones que“son destilados de alta calidad macerados con hierbas, frutas y especias. Ginebra destilada con fresas silvestres, pepino, uvas o regaliz; vodka con wassabi; ron con hierba limón, vainilla o naranja; y whisky con manzana”. En definitiva en NUBEL se hace una propuesta audaz y diferente con una gran calidad de cócteles y destilados que hacen del espacio un lugar perfecto para prolongar las veladas o para divertidos afterworks.

 

EJEMPLO DE DISEÑO ARMÓNICO

NUBEL convive en un edificio diseñado desde la genialidad de Jean Nouvel; sala amplia de 1000 metros cuadrados con paredes metálicas que han sabido perfectamente armonizar su interiorismo en el estudio More-co de Paula Rosales. Sobriedad y elegancia en una decoración que nos traslada “a otro mundo de diseño y comfort”. Como ellos explican “un auténtico jardín de nubes”; al que han incorporado distintas personalidades para adaptarse al entorno y a un horario muy amplio. “Agradable para los desayunos; alegre para los aperitivos; ilusionante para las comidas; entrañable para las meriendas; divertido para el afterwork; interesante para las cenas e internacional para las copas”. Un espacio con varias caras y un solo carácter: el de la calidad y apuesta por el producto.

 

Fotografía de Ceviche de Sandía

NUBEL.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

C/ Argumosa nº 43

28012 MADRID

Phone: 915301761

Horario: 9:00 a 2:00

Precios: Muy variados. Desayunos desde 3/4 euros. Comidas: 20/25 euros. Cenas: 35/40 euros. Copas: 9/10 euros

www.nubel.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest