OCEANIKA es una deliciosa sorpresa. Un espacio con alma viajera que ofrece las esencias de una cocina impactante y divertida. Heredera de LA PANAMERICANA -mítico proyecto que revolucionó al Madrid más aventurero- OCEANIKA llega orgullosa de sus raíces pero con el objetivo claro de marcar una impronta con su personalidad y con sus propuestas. Un lugar donde la sorpresa forma parte del juego gastronómico. El disfrute es esencial en un espacio diseñado para comer muy bien. Un lugar donde nada es lo que parece. Los trampantojos se convierten en una fiesta de sabor y de sorpresas. Todo se hace al revés. Todo está muy pensado. En OCEANIKA se disfruta de cada plato. Es un emocionante recorrido donde el final siempre es impecable.

 

UN PROYECTO DESESTRUCTURADOR

OCEANIKA lleva unos meses en marcha. Ha sido una de las aperturas recientes mejor recibidas en Madrid. Un proyecto de Carlos Andrés Pérez Sánchez y de Filomena Grudeski. Él peruano, ella brasileña. En OCEANIKA se sienten “herederos de LA PANAMERICANA”. Un espacio mítico que en su día puso en marcha Emiliano Reyes. Precisamente Carlos Andrés era el jefe de sala en aquel lugar que dio un impulso divertido y especial a la gastronomía madrileña. “Cuando terminó la aventura de LA PANAMERICANA, estuve unas semanas en Perú y al volver comencé en Espacio 33 durante casi dos años. A comienzos de este año 2017, Filomena y yo decidimos asociarnos y poner en marcha OCEANIKA”. ¿Con qué idea? preguntamos: “OCEANIKA es  el restaurante mas desestructurador de Madrid, donde todo se hace mal y todo se hace al revés. Siempre se empieza por el final. Aquí nada es lo que parece. El nombre más raro es el que sabe mejor”. Carlos Andrés habla con una rotundidad entusiasmante. Está plenamente convencido de una apuesta que se ha iniciado con fuerza y consistencia. “Durante estos meses son ya muchos los clientes que han venido a buscarnos, recuerdan la cocina de LA PANAMERICANA y vienen a buscarla. Salen encantados”.

 

UNA HISTORIA PARA CADA PLATO

En OCEANIKA todo es importante. No hay nada anecdótico. Todo tiene una explicación divertida y al mismo tiempo sólida.“Nuestra cocina es de raíces iberoamericanas. Nos decantamos por la gastronomía peruana pero siempre buscando nuestro toque de autor. Cada plato tiene una historia que explica su sabor y elaboración. Por eso es imprescindible la presentación de cada plato”. En este sentido nos cuenta Carlos Andrés que los ceviches muy presentes en la carta “son diferentes. Los elaboramos con tostones fritos, con maíz, con pimientos rojos y verdes. Y después ya todo los condimentos tradicionales”. Y es que en OCEANIKA, la puesta en escena es esencial en cada propuesta. “Todo forma parte de cada plato. El producto, la elaboración, la presentación y la explicación en mesa. Buscamos la sorpresa; apostamos para que los clientes se lo pasen bien. Y desde luego ofrecemos unas sugerencias para comer muy bien”. Con OCEANIKA:“Los trampantojos han vuelto a Madrid. Trampantojos nunca vistos”.

 

NADA ES LO QUE PARECE

La carta de OCEANIKA nos presenta tres sugerencias que son imprescindibles para entender el alma del proyecto. En primer lugar “la cafetera desestructuradora  que es un caldo de pescado y mariscos preparados en una cafetera italiana express; por eso decimos que todo es al revés y comenzamos tomando un café. Muchas veces cuando llegan unos clientes y me acerco a una mesa, les pregunto sí han pedido café y la cuenta, me miran con cara de sorpresa. Después cuando toman el caldo de la cafetera se quedan encantados”. Otro plato impactante es “el Bloody Mary acapulqueño, es decir un ceviche de langostinos preparado en la mesa que se convierte como por arte de magia en un salpicón de mariscos a pedir de boca. Como nos gusta decir es un zumo de tomate con efectos transmutados. Creo que esta sugerencia es la mejor puesta en escena jamás vista. Es un plato al que tenemos mucho cariño. Y forma parte de nuestra esencia. Más de una vez los clientes aplauden al descubrir la sorpresa”. Y el tercer imprescindible en OCEANIKA es un postre: “Un falso niguiri de arroz con leche, con membrillo de guayaba con un lazito de regaliz. Lleva también un falso wasabi que es una mermelada de jalapeños bañado con flor de sal gruesa”. Con estas tres propuestas nos adentramos en el corazón gastronómico de OCEANIKA pero ¡hay mucho más!

 

UNA CARTA DINÁMICA, SABROSA Y DIVERTIDA

En la carta siguen apareciendo ante nosotros esas otras posibilidades sugerentes y divertidas. Por ejemplo, “los churros con chocolate. Es un tranpantojo que entusiasma. Son falsos churros de harina de maíz rellenos de queso y que acompaña un falso chocolate que está elaborado con judías negras”. Muy bueno está también el temaki a la mexicana que es “cazón en adobo rebozado en harina de garbanzo con hierbas aromáticas. Antes de envolver al cazón en una hoja de lechuga le agregamos limón, sal, cilantro, menta, albahaca y ciruela. Se presenta como un nori japonés. Y se come como un taco mexicano. Representa a la perfección como somos en OCEANIKA. Producto español, elaboración mexicana, presentación japonesa”. En este mismo sentido, es deliciosa la causa OCEANIKA  que “es una reconstrucción del pulpo a la gallega convertido en causa.  Es decir un timbal de puré de patata al chile amarillo. Todo relleno de pulpo tempurizado con tomate fresco, bañado en aceite de oliva arbequina y salpimentado con pimentón de la Vera. Es una reconstruccion del pulpo a la gallega convertido en causa. Una maravilla que gusta mucho”. Y desde luego el lomo saltado “un plato típico de la gastronomía peruana que presentamos en un molcajete que es una piedra volcanica. Sustituimos el tradicional arroz blanco y patatas fritas por unas tortitas de harina de maíz que pasamos por una maquina de la que salen en forma de tagliatelle y que mezclamos desestructurando el lomo. Un plato diferente y como todo lo que hacemos sorprendente. No es peruano, no es mexicano, no es italiano. Es de OCEANIKA”. Y entre los postres además de los espectaculares niguiri de arroz con leche ya mencionados “ofrecemos las obleas con dulce de leche; una banana en tempura con helado de vainilla y bañado en chocolate; y desde el luego el tiramisú que hacemos nosotros y está delicioso”. Toda una carta con personalidad y calidad, donde cada sugerencia tiene una historia que encandila. La carta de OCEANIKA tiene vocación dinámica: “Claro que sí. Vamos a evolucionar, vamos a ir incorporando platos nuevos. Esa es nuestra idea. Sin prisa. Con ilusión. Un tartar de pez blanco mantequilla, ceviche de trucha, un pulpo a la parrilla con patatas revolconas. Hay que ir poco a poco”.

 

TODO EN ARMONÍA

En OCEANIKA la carta de vinos es tan sugerente como todas las propuestas de cocina. “Ofrecemos una bodega pequeña pero muy bien escogida. Vinos buenos y que estén ajustados de precio para que puedan ser disfrutados plenamente. Tenemos una oferta importante de vinos blancos que armonizan perfectamente con nuestros platos”. Referencias como El Novio Perfecto; La Sastrería; Monólogo; Petalos del Cierzo o La Novia Ideal están en una carta que vamos a ir ampliando poco a poco”. La coctelería también se cuida mucho en OCEANIKA: “Pisco Sour; Maracuya Sour; Michelada OCEANIKA o Margarita. Además tenemos un Cuba Libre que preparamos en mesa y que elaboramos con el ron Flor de Caña, café y piel de naranja. Se quema en una cuchara. Después en una copa de Borgoña, se mezcla con hielo y con la Coca-Cola. Es un invento mío. Me encanta ofrecer siempre esas sorpresas. Y más que vendrán”. 

 

LA SORPRESA COMO IDENTIDAD

Después de unos meses de vida, en OCEANIKA están muy contentos con la acogida. “Muchos clientes han venido a buscarnos, quieren probar nuestras propuestas y nuestros sabores. Buscan ese juego con la buena cocina y la diversión. Quieren disfrutar con nosotros, de nuestras sorpresas”. Por eso Carlos Andrés nos cuenta que siempre sugiere que “los clientes se dejen llevar para pasarlo bien, comer estupendamente y disfrutar de una experiencia buscando la sorpresa”. ¿De donde sale el nombre de OCEANIKA? Tiene una razón de ser: “Nos movemos en el mar, con los peces. Es nuestro medio natural, por eso hemos escogido este nombre”. Desde luego quién acude a OCEANIKA sabe que “va a probar siempre una cocina diferente”. OCEANIKA un proyecto de esencias y raíces con carácter propio.

 

GALERÍA

 

 

Fotografía cedida por OCEANIKA

OCEANIKA

C/ Antonio Pérez nº26

28002 MADRID

Phone: 91.562.66.60

Horario: M-S. 13:00 a 16:00/ 21:00 a 0:00/ L. 13:00 a 16:00/ D. Cerrado

Precio medio:  25/30 euros/ Menú del día: 11.90 euros

www.oceanikafusionbarmadrid.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest