SAMARKANDA ha vuelto. Este espacio situado en la Estación de Atocha, junto al espectacular Jardín Tropical vuelve con todas las esencias del encantamiento que siempre ha tenido. Un lugar -entre lo mítico y lo clásico- que recupera esa magia que ha transmitido durante años a la gastronomía madrileña. Producto. Elegancia. Sugestión. Un ambiente colonial que siempre embauca y nos conduce a un entorno único en Madrid. SAMARKANDA inicia una nueva etapa de propuesta gastronómica con una personalidad atractiva y una apuesta por una cocina de calidad donde el producto se convierte en el gran protagonista. Sabiendo mantener esas raíces que siempre le han hecho diferente; apuesta por una renovación de la carta lejos de tópicos y de modas. En SAMARKANDA nos encontramos con una excelente materia prima y con elaboraciones que sacan brillo a la calidad. Solidez en una cocina que entusiasma. 

 

UN ESTILO ESPECIAL Y MÁGICO

SAMARKANDA es un clásico de Madrid. Un clásico que nunca se ha ido pero que ahora vuelve con más fuerza que nunca.Veinticinco años de historia gastronómica avalan a un espacio que está ubicado en un entorno que hace de él un lugar muy especial. El Jardín Tropical de la Estación de Atocha es el decorado que nos transporta a una sugerente elegancia que confiere a SAMARKANDA de una personalidad única. Una iniciativa que desde hace tres años está bajo el paraguas de AUTOGRILL IBÉRIA quien precisamente ahora impulsa con fuerza esta nueva etapa. Para ello se ha incorporado al proyecto José Zarza, con una larga y contrastada trayectoria en la gestión gastronómica. “SAMARKANDA lo tiene todo. Es un lugar que ha sido referencia gastronómica en Madrid durante muchos años. Estamos en un enclave sensacional en plena Estación de Atocha junto a los jardines tropicales. El espacio tiene un encanto especial. Por eso ha llegado el momento de dar un impulso a la gastronomía. Volver a nuestras raíces. Renovar nuestra propuesta en la carta sabiendo que nuestra gran apuesta es el producto. Un producto sin caretas. Un producto con nombre y apellidos”. Y esa fuerza que llega de la tradición y de la renovación hacen de este lugar una propuesta a tener muy en cuenta.

 

PERSONALIDAD GASTRONÓMICA

En SAMARKANDA “buscamos una claridad rotunda en el plato. Tenemos que ser conscientes de que muchos de nuestros clientes son viajeros. Necesitan un servicio rápido, platos bien elaborados y presentados, calidad en el producto y propuestas muy reconocibles. Muchas veces una persona que se acerca a SAMARKANDA disfruta de un sólo plato antes de un viaje o de una reunión. Y ese plato tiene que encandilar. Ese es nuestro objetivo. Esa es nuestra ilusión”. Por eso es muy importante “la personalidad gastronómica de un producto con nombre propio y con una preparación muy directa”.  Otra de las incorporaciones claves en esta nueva época es la de Luis Novales el chef del proyecto.“Estoy muy contento con esta propuesta. Soy un cocinero que he viajado mucho por el mundo, con una experiencia internacional, la última en Arabia Saudí; y creo que es el momento de hacer disfrutar a todos de esa experiencia. Una cocina de producto, donde la materia prima manda por encima de todo. Sin modas pasajeras que solamente nos distraen. Y con recetas de siempre que hay que saber recuperar adaptándolas con elegancia a nuestro día a día”. SAMARKANDA un espacio de paso para muchos viajeros, “pero también un lugar de destino para muchos ciudadanos de Madrid. Este entorno no tiene nada parecido en la ciudad”.

 

UNA CARTA DE PRODUCTO SIN CARETAS

La nueva carta de SAMARKANDA es el reflejo de una filosofía asentada y rotunda. “Esta primera carta marca claramente lo que queremos que sea ahora SAMARKANDA. Un espacio para disfrutar del buen producto; donde apostamos por la temporada y donde las elaboraciones están orientadas a que el sabor de cada plato tenga personalidad”. Para empezar en la carta nos encontramos lo que se llaman HITS, es decir los imprescindibles.“Propuestas que pueden ir entrando o saliendo en función de temporada, pero donde hay algunas sugerencias que no podemos tocar. Un ejemplo es el tomate SAMARKANDA relleno con mousse de ventresca y salmorejo de albahaca; desde luego otro plato son los callos a la madrileña con una receta muy sabrosa; la ensaladilla rusa marinera con su anchoa doble cero del Cantábrico está también muy buena y las croquetas caseras de jamón no pueden faltar. La anchoa ahumada y la anchoa del Cantábrico son también platos intocables para nosotros . En los entrantes hay novedades muy apetecibles y sugerencias que son muy aceptadas: “El pulpo a la brasa sobre crema de patata con pimentón de la Vera ahumado. Los medallones de foie micuit de pato con pistachos y coulis de mango. Los huevos escalfados sobre pisto manchego y patatas brunoise. El ceviche de corvina que servimos con un chupito de la maceración que sorprende y gusta. Y desde luego la burrata con base de tomate, rúcula y pesto”. Y llegamos a las ensaladas donde encontramos una de las estrellas de la nueva carta: “La ensalada de bogavante con gazpacho de fresa y tartar de tomate. Este plato ha venido para quedarse. Está gustando mucho. Es una gran sugerencia que marca claramente nuestro estilo”.  En los pescados y carnes también encontramos novedades muy interesantes: “Excelente el bacalao al horno con crepineta de cordero y salsa de piquillo con verduras de temporada o la merluza con carpaccio de boletus, zanahorias baby y salsa de cigalas”. Y en la carne “hay que destacar el nuevo jarrete de cordero en su jugo, a baja temperatura con verduras de temporada y el confit de pato con peras al vino, cebolletas y compota de frutos rojos. Y desde luego nuestro steak tartare de solomillo de vaca vieja con una receta clásica que es de la casa”. También en esta nueva propuesta se incluye “pasta artesana. Nos parece que una sugerencia que siempre es una buena sugerencia en un entorno como el que estamos. Y hemos preparado algunas recetas con raviolis artesanos”.

 

APUESTA POR LA TEMPORALIDAD. SABROSOS POSTRES

Además en la carta de SAMARKANDA nos encontramos plenamente con la temporalidad: “Cada temporada gastronómica va a marcar mucho nuestra carta. Así queremos que sea. Ahora por ejemplo nos ocurre con el atún. Tenemos un atún excelente y presentamos distintas recetas con un gran éxito: atún rojo en tataki con soja, salsa de ostras, wakame y verdura en tempura; el tartar de atún rojo con aguacate y emulsión de soja; y el lomo de atún rojo con patatas baby y mayonesa de wasabi”. Esta temporalidad en invierno cambiará con una clara dirección. En SAMARKANDA tienen muy claro que “queremos que las setas, y la caza formen parte de nuestro carácter gastronómico en otoño y vamos a trabajar en ello. Y así sucesivamente en cada época del año. Por supuesto que en invierno una de nuestras grandes apuestas va a ser el plato de cuchara”. Precisamente hablando de la temporalidad “ahora hemos iniciado una fantástica propuesta de tomates para nuestros clientes. Hasta seis tipos diferentes ofrecemos en nuestra manera de entender el producto y la calidad. Villa del Prado, Raf, Barbastro, Monterosa, Ibérico y Kumato. Tomates simplemente con aceite y sal o en recetas como el gazpacho, el salmorejo o el tartar de tomate. Una iniciativa que está siendo un exitazo”. Y  así llegamos a los postres. Un capitulo muy especial: “Es una gran tradición de SAMARKANDA. Tenemos como gran responsanble a Kiko Álvarez que es una maravilla. Está desde hace muchos años. Y la bandeja de postres que se presenta al terminar para elegir es la envidia de todos. Una carta que se renueva dos veces al año”. Precisamente antes del verano hay nueva carta de postres con delicias como “el tiramisú con crema de ron, mousse de café y queso fresco; crema de melocotón, trufa, guacamole, helado de vainilla y dados de mango. El postre de chocolate lleva arroz inflado con praliné, cremoso de chocolate, chocolate líquido, mousse de chocolate y helado de chocolate; y el lingote lleva mousse de chocolate blanco, pistacho y una crema de limon”. Y por último en la bodega encontramos una propuesta con tradición y con nombres conocidos: “Es clásica y con referencias de siempre. Poco a poco vamos a renovar. Nuevas referencias. Pequeños bodegueros que puedan convivir con otras apuestas de siempre. La bodega de SAMARKANDA tiene que ser una bodega muy coherente con nuestro proyecto”.

 

UN AMBIENTE COLONIAL ÚNICO

Los pabellones coloniales de SAMARKANDA son inconfundibles. Son marca de la casa. Una decoración sobria y acogedora hacen de estos dos espacios un viaje constante de la imaginación a un espacio cosmopolita. La terraza iluminada con la luz matizada de la histórica bóveda de la Estación de Atocha hace que la atmósfera sea muy especial. El Jardín Tropical con los riegos periódicos de lluvia artificial completan un ambiente diferente. “Queremos dar un impulso importante a la terraza. Esta terraza no la tiene nadie en Madrid. Un lugar perfecto para los afterworks, para charlar, para trabajar mientras se toma algo y desde luego para tener una carta de cocina para poder comer a cualquier hora del día. SAMARKANDA quiere recuperar esa terraza icónica y queremos revivir todo el color que tiene”. SAMARKANDA el encanto de un clásico renovado y que forma parte del Madrid gastronómico más completo.

 

GALERÍA

 

 

Fotografía cedida por SAMARKANDA

SAMARKANDA

Estación de Atocha

Glorieta de Carlos V s/n

28045 MADRID

Phone: 91.530.97.46

Horario: L-D. 9:00 a 0:00

Precio medio: 40 euros

www.restaurnatesamarkanda.com

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest