Sencillamente brillante, cuidado y exquisito. SQD, abierto este otoño en Madrid, está respondiendo a todas las expectativas. No es para menos. Diseñado al milímetro. Donde no se ha dejado nada a la improvisación.

 

UN VIAJE POR EL MUNDO

Este MEAT POINT -centro de carne- como le gusta ser llamado es el resultado de una larga maduración de Carolina Ruiz y de Julien Escudé y fruto de sus viajes y estancias en distintos lugares del mundo motivados por sus aficiones y por sus profesiones: ella siempre dedicada al mundo de la hostelería y él un futbolista de éxito que ha pasado por las ligas francesa, holandesa, turca y española. Es en España donde se conocieron, mientras Julien jugaba en el Sevilla CF durante más de seis años, precisamente en la época dorada del equipo de Nervión todos recordamos a Escudé como el gran baluarte de la defensa sevillana en sus muchos títulos nacionales y europeos.

 

EL PRODUCTO POR ENCIMA DE TODO

Ahora, sin alejarse del fútbol -siempre se lleva dentro- han puesto en marcha este restaurante de carácter franco-español con giros turcos, donde se quiere ofrecer y se ofrece una carne de primera calidad. Llevan muchos años pensando en todo, en absolutamente todo, y por eso las cosas funcionan en una maquinaría perfectamente engrasada. Meses visitando grandes restaurantes, buscando fórmulas, probando recetas y modelos, testando inquietudes e intereses. Al final, la conclusión se llama SDQ. MEAT POINT y la oferta es una carne ciertamente de otro mundo. Carolina y Julien tienen muy claro que ellos quieren articular este proyecto en torno al producto. Producto sin caretas, sin salsas ni guisos. La carne ofrecida directamente, sin una maduración excesiva. Y expuesta constantemente en la cámara frigorífica visible para todos y que se convierte en el gran icono del espacio. El carnicero, presente en la sala, realiza los cortes a la vista de los comensales según gusto y petición, para luego ya David en la cocina -también delante de todos- se encarga del punto deseado para devolverla en estado puro y con los acompañantes pedidos siempre de forma separada ya sean patatas fritas, tomates cherry o un ratatouille exquisito que delata el carácter francés del lugar.

 

PERDURAR EN EL TIEMPO

Las carnes que nos podemos encontrar en SQD son todas muy especiales. Cuatro epígrafes: ternera, vaca rubia gallega, vaca morena francesa y buey. Y después los cortes: chuleta, entrecotte y el t-bone. Y todo supervisado y aconsejado por el famoso carnicero francés Yves-Marie Le Bourdonec, amigo de Carolina y de Julien, que les ha ayudado a escoger los mejores orígenes, las mejores opciones y los cortes más exquisitos. Le Bourdonec, considerado como el más grande carnicero, se ha involucrado al máximo en este proyecto. Su mano y su consejo se vislumbra en cada resquicio. Muchas horas -incluido un curso de una semana– han pasado con él aprendiendo del maestro todo lo necesario para que la carne llegue en un punto exclusivo a la mesa de SQD que por algo tiene el calificativo de MEAT POINT. Y es que han hecho del restaurante un auténtico centro de carne. No queremos un restaurante de moda, queremos que SQD perdure en el tiempo. Estable y con una oferta consistente.

 

CARNES UNICAS

Un ejemplo lo tenemos en la vaca morena francesa, mezcla de Salers y Black Angus. Joya de la carnicería de Le Bourdonec y que en España sólo se puede degustar en este local de la calle Villanueva de Madrid. SQD. MEAT POINT son artesanos de la carne. Y desde luego salta a la vista y se percibe en el paladar. Con mucho trabajo, con una pasión por cada uno de los detalles, con un equipo ilusionado en el proyecto y con un cuidado de la materia prima por encima de todo.

 

VITALIDAD

La carta de SQD, tiene su centro de atención en la carne; pero no es una carta estática. Tiene vida. Incorporaciones de temporada como las setas en otoño; o como los nuevos platos bistró con un exquisita sopa de cebolla o unas impecables albóndigas a la madrileña. La mano del carnicero de referencia se percibe también en los entrantes con un salate: carpaccio francés al estilo Le Bourdonec. En los postres también tiene mucho que decir Carolina, de raíces pasteleras y de educación francesa en la prestigiosa escuela de Le Notre. Y el vino de la casa, un fantástico Bourdeux de la bodega familiar de Julien. Lo dicho. Todo cuidado. Todo detalle. Todo francés con claros requiebros españoles.

 

CADA DETALLE PENSADO

Mención especial merece la cubertería. Queríamos unos cubiertos con vida y con historia, por eso durante meses los hemos ido comprando en mercadillos franceses e ingleses; buscando algo más. No queríamos cubiertos de serie, de un frío catálogo. Por eso, cada tenedor y cada cuchara tienen detrás mucha historia. Y ¿los cuchillos carniceros?, preguntamos. Los cuchillos son de Laguiole. También buscados y encontrados nominalmente. Están además diseñados por Michel Bra. Es una gran satisfacción. Además nos han dejado poder firmarlos con SQD. Estamos muy agradecidos. Cada cuchillo es artesanal y está hecho uno a uno. Además, por supuesto, tenemos los cuchillos del Club de cuchilleros.

 

SABEN LO QUE QUIEREN

¿Podemos buscar un restaurante referente en el que se mire SQD? Carolina no lo duda   L´atelier de Jöel Robuchon. Queremos -nos dicen los dos- un concepto amigable y extrovertido, lejos de la rigurosidad. Comer bien y estar muy a gusto. Son nuestras claves. Quizá por ello una de las grandes innovaciones es la barra amplia, cómoda y reluciente instalada en la entreplanta. También experiencia de viajes franceses y británicos. Queremos una barra donde se pueda comer un entrecotte cómodamente y beber una copa de buen vino. Buenos asientos altos, enchufes para el móvil y el ordenador, perchas para colgar bolsos y chaquetas. Una barra diseñada como todo el restaurante por la interiorista Inés Benavides que ha sabido captar que este local no es uno más; es el resumen vital de experiencias y gustos de Carolina y Julien. Por eso cada pequeño detalle no es un antojo, es una demostración más de que las cosas se hacen con certezas y con pasiones.

 

TURQUIA PRESENTE

Nadie se puede olvidar de Turquía, que también tiene su hueco en SQD, dos años en Estambul marcan y por ello las especias son turcas, las traen periódicamente desde allí; así como otros guiños a aquellas tierras: los spaguetti del Bósforo que son tiras de carne especiada turca, marcan la carta con carácter propio. Recuerdos, reminiscencias de Nusr-et, restaurante favorito en su estancia en Turquía y del que mantienen la estética de la carne y el amor por el producto por encima de cualquier cosa. Un lugar relajado, chic, desenfadado donde se come muy bien.

 

VALOR SEGURO

SQD. MEAT POINT. Es ya el gran centro de carne de Madrid. Apuesta por el producto. Aire francés. Cuidado extremo. Y exquisito paladar. Artesanos de la carne. Valor seguro.

 

GALERÍA

Fotografía: Cedidas por el restaurante y CEVICHE DE SANDÍA

 

SQD.MEAT POINT.
Calle Villanueva 2.
28001 MADRID

 91 435 30 71

 

www.sqd.es

 

Precio medio 50-60 euros.
Menú diario: 20 euros.
* Desayunos diarios francés y español.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest