El pulpo a la gallega es uno de esos platos que definen la gastronomía de nuestro país. Galicia presume de uno de los sabores y texturas más auténticos. Disfrutar de este manjar en las Rías Baixas, Lugo o en la tierra del Apóstol Santiago es uno de los grandes placeres que nos ofrece nuestra gastronomía. Sin embargo, ahora también podemos prepararlo en casa. Una propuesta de calidad para degustarla en la mejor compañía: un vino blanco de la zona. El placer está servido.

 

UN MANJAR DE LA LONJA

Las pulperías ofrecen este manjar a lo largo y ancho de Galicia. Cuando volvemos de esta tierra es cuando entendemos de verdad el concepto “morriña gallega”. Esa nostalgia por ella es lo que nos lleva a preparar hoy una de sus recetas más emblemáticas: el pulpo a la gallega. Si lo compramos fresco el primer paso es cocerlo. Para que quede en su punto hay que utilizar varios trucos. Aseguran que uno de los infalibles es lo que se conoce comúnmente como asustar al molusco. Lo metemos en agua hirviendo y lo sacamos varias veces, después lo ponemos a cocer. De esta forma la piel queda bien pegada. Otra opción para que la receta nos quede sublime es comprarlo cocido. Cuando el tiempo escasea, las tiendas on line son un buen mercado. En ellas venden pulpo y todo tipo de marisco y pescado, tanto crudo como recién cocido. Esta última opción es siempre una buena elección porque así nos aseguramos de que estará en su punto óptimo de cocción. SOLOPULPO es una de estas tiendas. El marisco de SOLOPULPO así como el resto de productos son materias primas cuya calidad nos permiten elaborar nuestras recetas con todo el sabor.

 

PULPO A LA GALLEGA. BUEN PROVECHO

Como ya tenemos el pulpo cocido, solo nos queda preparar una de sus variantes más conocidas a nivel mundial: el pulpo à feira o a la gallega. Con el pulpo ya cocido, lo cortamos y ponemos a hervir las patatas. Cuando estén tiernas las dejamos enfriar. Mientras tanto, con una tijera vamos troceando el pulpo en rodajas que no sean muy finas. Las patatas las cortamos en rodajas. Si tenemos una tabla o plato de madera, emplatamos aquí. Echamos aceite de oliva virgen extra a las patatas y al pulpo, sal gruesa y pimentón picante. Una propuesta con la que triunfaremos en casa. Para disfrutarla como se merece, nada mejor que un vino blanco gallego en su justa temperatura que marida a la perfección con este sencillo plato.

 

UNA RECETA COSTUMBRISTA

Es una receta tradicional, de siempre. Un plato sencillo encumbrado a la gastronomía mundial. Una propuesta que se preparaba en los días de feria. Antiguamente, las pulpeiras iban con las ollas de cobre a la feria y un día antes empezaban a cocer el pulpo. Esta tradición ha perdurado en el tiempo y en nuestros días el pulpo a la gallega se disfruta durante todo el año en Galicia en el tradicional y más que reconocible plato de madera.

 

Fotografía archivo de Ceviche de Sandía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest