Amanece en Baños de Ledesma. El frío nos arropa con el sonido de los pájaros y el mugir de las vacas. El sol va empujando entre las copas de los árboles. En este remanso de paz y bienestar se crían los animales del Grupo MIGUEL VERGARA. Salimos del mundanal ruido para refugiarnos junto a un equipo de veterinarios de la casa y PROVACUNO en un oasis de calma en pleno campo. El objetivo: saber lo que comemos. La experiencia: muy beef.

 

RENDIDOS ANTE LA NATURALEZA

La Naturaleza nos devuelve todo lo que le damos. Y si la respetamos, nos devuelve ese respeto elevado a la enésima potencia. Eso ocurre en la finca de Baños de Ledesma de MIGUEL VERGARA. Se respira paz. Armonía. Tranquilidad. Y mucha transparencia. Llegamos a primera hora. Nos recibe el olor a campo. A hierba. “La pasión por el campo y el respeto por los animales son los valores sobre los que se asienta GRUPO MIGUEL VERGARA. Tres generaciones trabajamos día a día para ofrecer al mercado la mejor carne de razas seleccionadas de producción nacional”. La finca está dedicada a la cría del vacuno. En ella, decenas de profesionales trabajan para que el producto sea de máxima calidad. “Lo que nos hace diferentes es que toda la carne que comercializamos ha sido criada en nuestras granjas, controlada por veterinarios propios y sometida a rigurosos controles de calidad”. La trazabilidad del producto cobra todo el sentido en un recorrido donde los animales pastan sueltos durante todo el día. “Los más de 30.000 animales que se crían al año bajo el sello de GRUPO MIGUEL VERGARA se encuentran en explotaciones ganaderas propias de Castilla y León. En concreto, entre la dehesa de Salamanca y las montañas de León disponemos de más de cinco millones de metros cuadrados en los que mimamos a cada uno de nuestros animales garantizando su bienestar y el respeto por el medio ambiente”.

 

HACER LAS COSAS BIEN

La filosofía es clara a lo largo de estas hectáreas: “La pasión por la ganadería y el compromiso en ofrecer la mejor carne de razas seleccionadas. Eso nos ha llevado a apostar de manera sólida por la innovación y a ser estrictos con los controles internos que garantizan la seguridad alimentaria de cada uno de nuestros productos”. Dando un paseo por las instalaciones y acercándonos a esas dóciles vacas que se acercan para que las acariciemos, se siente el respeto no solo por el entorno. También por los animales. “Esta filosofía nos lleva a entender por qué, los productos de GRUPO MIGUEL VERGARA tienen una calidad diferenciada. La utilización de buenas prácticas resultan vitales para la obtención de una carne excelente pero también para garantizar que la calidad de la carne será constante y que las piezas de las que disfrutas gozarán una gran uniformidad”. MIGUEL VERGARA es el equilibrio perfecto entre el medio ambiente y la investigación. “Estamos en una constante investigación en la creación de nuevos productos que satisfagan las necesidades de los consumidores nos ha llevado a lanzar al mercado propuestas de valor diferenciado. Es el caso de nuestra línea cárnica Blonda by MIGUEL VERGARA, la carne de vacuno más baja en grasa del mercado”.

 

DOS RAZAS. UN ENTORNO

Angus y Blonda son las razas de estas vacas que crecen en plena naturaleza. “Nos especializamos en estas razas y las conocemos en profundidad. Trabajamos porque la base de su alimentación sea excelente y porque se críen de una manera muy confortable. Es una forma de evitarles el estrés”. La alimentación. La salud de cada una de ellas. El confort. Todo cuenta. “Con más de cinco millones de metros cuadrados dedicados a cuidar de nuestro ganado, en nuestras instalaciones, un equipo de veterinarios y expertos en bienestar animal vigilan al detalle la salud de los animales, su dieta y alimentación, las condiciones de confort en las que habitan y un sinfín de detalles que influyen de manera directa en la calidad final de carne”. Cuidados que se traducen en una carne de calidad y muy sabrosa. “El sabor y la uniformidad sólo se pueden garantizar con el control integral de todas las fases de cría y producción. Todos los productos MIGUEL VERGARA son únicos porque los animales de los que provienen han sido criados cumpliendo los estándares más exigentes de bienestar animal, con unas condiciones de confort especialmente concebidas para que la carne desarrolle al máximo sus expresiones de color, jugosidad e infiltración”. Cae la tarde. El día ha sido largo. Han nacido dos terneros que no se separan de su madre. La fotografía se aleja del bullicio de las grandes ciudades. Dos jinetes pasean por la finca entre hectáreas de silencio y tranquilidad. Mientras, las crías descansan debajo de un árbol. Es la magia de la Naturaleza.

 

GALERÍA

 

Fotografía cedida por FINCA MIGUEL VERGARA

www.miguelvergara.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest