Tres ingenieros, amigos entre sí, bien situados profesionalmente y con ganas de hacer muchas cosas en la vida. De una forma tan sencilla arrancó lo que hoy se puede considerar un auténtico fenómeno en el mundo de los destilados en España. Una destilería urbana, artesanal en sus procesos, exquisita en la materia prima y  donde cada botella tiene en su interior un mundo de calidad y de elaboración. SANTAMANÍA, una locura de tres amigos, que ha entrado por la puerta grande en los destilados de calidad. Los vodkas, las ginebras y más proyectos de futuro así lo demuestran.

 

“HACEMOS MUY BIEN LO QUE SABEMOS HACER”

La vida tiene previstas esas circunstancias imprevisibles, y he aquí una de ellas. Hace unos años, muy pocos, concretamente en 2012, Javier Domínguez, Ramón Morillo y Victor Fraile se encontraron con un mismo objetivo vital: había llegado el momento de hacer algo propio y diferente. Su formación profesional y sus aficiones les hizo adentrarse en el mundo de la destilación. Al principio como una curiosidad, más tarde como una afición documentada, después llegó la apuesta profesional y finalmente la empresarial. De esta manera recuperaban en Madrid un referente desaparecido: una destilería urbana y artesanal. Con dos características: querían asumir e incorporar todos los avances tecnológicos de nuestra época, pero al mismo tiempo estaban decididos a elaborar destilados de forma tradicional y artesana, es decir, como se habían hecho siempre. De esta forma, se han encontrado con un proyecto que va viento en popa, desde luego, pero en el que “hacemos sólo lo que sabemos hacer. Hacemos los destilados como los sabemos elaborar. Nosotros no queremos los mecanismos industriales, pero es que tampoco sabríamos hacerlo”. Así de rotundo se muestra Javier Domínguez, volcado en cuerpo y alma en el proyecto y entusiasmado con lo conseguido pero consciente de que cada día hay que trabajar mucho. “Hay que reconocer que cuando empezamos éramos un poco incautos”, explica sonriendo. “Quizá no sabíamos donde nos metíamos, pero desde luego  sabíamos muy bien lo que queríamos, aunque los comienzos son siempre difíciles. Hemos ido dando los pasos, uno a uno. Primero fue la destilería, luego hacerla viable, más tarde la producción y llegar al público y ahora como es lógico perpetuarnos en el futuro”. SANTAMANÍA avanza, mantiene ese” tono clandestino” del que están muy orgullosos, pero hoy en día tienen una preciosa destilería urbana, que no ha perdido un ápice la filosofía inicial.

SANTAMANÍA-10

Interior de la destilería. Los alambiques Vera y Lola.

UNA ELABORACIÓN NATURAL

Todo ha ido ocurriendo en el momento preciso. También el nombre. ¿Por qué SANTAMANÍA?, le preguntamos a Javier Domínguez, CEO de la empresa: “Todo surgió en una reunión. Necesitábamos un nombre diferente, que también se pudiera pronunciar bien en inglés, y que reflejará nuestras inquietudes y nuestras ilusiones. Y es que somos muy maniáticos por hacer bien las cosas, de hacerlas como siempre, de ser muy exactos en los procesos de producción, por lo que lo de manía primero y santamanía después era la combinación perfecta. Así surgió y así se ha quedado”. Como las marcas que funcionan, todo irrumpe por aparente casualidad pero es el fiél reflejo de la realidad; y así es, hoy en día está más que asentada la marca. SANTAMANÍA se ha convertido en un sinónimo de calidad, de fantástica destilación. “Es la vuelta a la alquimia. No sabemos lo que son los edulcorantes ni los elementos sintéticos. Toda la elaboración es natural. Usamos esencias naturales, elementos botánicos, agua mineral nunca del grifo y tantos otros detalles que hacen que nuestros destilados sean auténticamente Premium. Todo lo que hacemos es físico, no utilizamos la química. En nuestros destilados, todos los elementos son naturales”. Y es que en SANTAMANÍA saben a la perfección donde está el sello de distinción y lo miman sin importar los límites.

SANTAMANÍA-3

Imagen de la destilería SANTAMANÍA.

LOLA Y VERA: EL CORAZÓN DEL PROYECTO

Pero antes del nombre, estaba la producción. Y quizá esa es una de las claves de toda esta historia. Los alambiques, alma de SANTAMANÍA, son los motores de los destilados de gran categoría. Primero llegó Vera, más tarde fue Lola. Cada alambique marca el proceso de crecimiento. “Ahora lo vemos con una cierta distancia y naturalidad, pero figurate lo que es convencer a los fabricantes alemanes CARL Distilleries and Brewhouses, una de las más importantes del mundo, para que nos hicieran un alambique a tres ingenieros españoles que queríamos fabricar destilados en Madrid, en una pequeña destilería urbana. Conseguir aquello fue increíble y desde entonces ha ido llegando todo lo demás. Lola y Vera son nuestra razón de ser, es nuestro sello de calidad”. Son dos alambiques de cobre, realizados a medida para encontrar los sabores y los aromas puros que se querían. Vera la primeriza, es “una obra de ingeniería, única en España. Es nuestro icono de los comienzos, es nuestro diseño”, nos recuerda Javier Domínguez. Vera cuenta con una columna de fragmentación de 6 placas que le permite llevar a cabo el destilado tradicional One-Shot por medio del cual en un mismo proceso se producen tanto la maceración como la infusión de los botánicos. Javier reconoce que “nuestra formación en el mundo de la ingeniería nos ayudó mucho al principio, para un diseño manual, artesano y real de lo que queríamos”. En 2015 se instala el segundo alambique, llamado Lola y que se complementa a la perfección con Vera. Es de similares características y sirve para reforzar la producción, manteniendo la calidad y ofreciendo una notable robustez. “Con estos dos alambiques, SANTAMANÍA puede trabajar durante gran parte del proceso en graduaciones  que no bajan de los 90º. Fabricando así destilados muy diferenciados en el mercado”. Y es que efectivamente la precisión de Lola y Vera se manifiesta en la elaboración del producto.

SANTAMANÍA-25

La nueva imagen de Lola y Vera, la nueva ginebra de SANTAMANÍA.

UN PROCESO NATURAL DE PEQUEÑAS PARTIDAS

Una de los resultados efectivos de SANTAMANÍA ha sido recuperar, “redescubrir el oficio de la destilación. Volver a ejercer un trabajo de tradición y raíces como son los maestros destileros. Nuestro gran objetivo ha sido y sigue siendo poder elaborar un producto redondo. No tenemos, ni queremos tener productos de segunda clase. Desde el principio sabíamos que lo nuestro era una vuelta a las materias primas”. Estas afirmaciones se ven claramente en el proceso. Una de las grandes características de SANTAMANÍA es la uva con la que se produce el alcohol. “Con esta materia prima nos diferenciamos de la mayoría que utiliza como base el cereal, nosotros utilizamos el alcohol de uva”.  Posteriormente ese alcohol se rectifica en los alambiques –Lola y Vera– claves en la producción hasta conseguir una graduación de 96º: “En ese momento con miles de pequeñas destilaciones conseguimos el vodka que finalmente se hidrata con agua de galería volcánica recogida en el Teide, en Tenerife. A partir de ese Vodka Premium, sin filtrar y manteniendo intactas las propiedades de la uva, se inicia la elaboración de la ginebra“. Sin duda, la clave de la calidad de esta ginebra, además del alcohol de uva como base, se centra en los botánicos empleados, todos naturales y elegidos manualmente. Ahí  nos encontramos al enebro, a la canela, al cilantro, a los cítricos y así hasta quince elementos naturales y macerados entre 4 y 24 horas. Posteriormente se rebaja de nuevo el alcohol con agua volcánica, se airea y se trasiega en varias ocasiones hasta la maduración. Y en concreto la London Dry Gin permanece 30 días en reposo antes de ser embotellada. “En SANTAMANÍA no entendemos de fabricación industrial, lo hacemos todo artesanalmente en pequeñas partidas que es la clave para esa elaboración, como siempre se hacía”. Y es que estamos en una auténtica “destilería de autor”.

SANTAMANÍA-8

Proceso de investigación y elaboración artesanal.

PRODUCTOS DE CALIDAD

SANTAMANÍA cuida mucho sus señas de identidad, por eso la imagen es algo esencial para transmitir visualmente lo que se hace en ella. “Nuestra imagen sale de dentro, lo hacemos nosotros. Todo es reflejo de lo que hacemos”, nos cuenta Javier Domínguez que nos recuerda que “queremos trasladar una imagen de producto exclusivo y de calidad. Nos gusta firmar las botellas. Muchos no entienden que el nombre de la destilería sea el nombre de nuestros productos. Nos encanta. Como nos gusta también cambiar la decoración de la botella”. Una botella rompedora por cierto en este mundo de los destilados, con su forma de botella de vino, en referencia a la uva origen de estos destilados Premium. “Queremos que nuestras botellas, nuestra imagen y lógicamente nuestros destilados representen a los valores que queremos cultivar en SANTAMANÍA”. En este sentido se acaba de presentar la nueva botella de Lola y Vera, la ginebra más joven de SANTAMANÍA, con un diseño también rompedor. En definitiva un proyecto sólido y consistente; se fabrican ya más de 35.000 botellas anuales y la expansión por medio mundo está asegurada, desde Chile a Australia, Italia,Portugal, Reino Unido, Alemania o Japón son algunos ejemplos donde se exporta en estos momentos. “No tenemos prisa, queremos ir entrando a estos mercados con nuestra seña de identidad”. Una seña de identidad y una calidad de producto que ha sido ya premiada en numerosas ocasiones en las ferias internacionales de mayor prestigio. En SANTAMANÍA se trabaja pensando en el detalle. Hay un auténtico culto al detalle.

 

DESTILADOS SANTAMANÍA

LONDON DRY GIN: Alcohol de uva, agua mineral y aceites esenciales.

GIN RESERVA: Reposada en barrica de roble francés.

VODKA DE UVA: Vodka de uva y agua de galería volcánica del Teide.

LOLA Y VERA: Una ginebra nueva homenaje a los dos alambiques. De alcohol de grano rica en matices. Con una nueva botella joven y atractiva.

 

DESTILADOS ESENCIALES

Destilados de gran calidad, a partir del conocimiento de las mejores materias primas, la pasión por la destilación y muchas pero que muchas horas de laboratorio. Reivindican una destilería innovadora con sabores mágicos.

VODKA DE CERVEZA: en colaboración con las Cervezas Artesanas La Virgen.

VODKA DE CEREZA: como resultado de la maceración con cerezas del Valle del Jerte.

 

ASÍ ES SANTAMANÍA

 

Fotografía: cedidas por SANTAMANÍA

 

DESTILERÍA URBANA SANTAMANÍA

C/ Dublín nº9. LAS ROZAS

28232 MADRID

Phone 917105158

Son posibles visitas y eventos.

Tienda en la propia destilería

www.santamania.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest